«Les Praeres es un puerto muy duro, tuve que guardar fuerzas»

Cortina hace el gesto de la victoria en Les Praeres. /  PETEIRO
Cortina hace el gesto de la victoria en Les Praeres. / PETEIRO

Iván Cortina se coló en la fuga del día, pero no pudo aguantar el ritmo de los favoritos. «Seguiré intentándolo», adelanta el gijonés

VÍCTOR M. ROBLEDO NAVA.

Si a Iván García Cortina le dolían las piernas tras una etapa de locura, lo disimuló en los últimos metros. El corredor gijonés, uno asturiano en la presente edición de la Vuelta a España, coronó Les Praeres realizando caballitos como guiño a una afición que lo respaldó durante la jornada. «Ha sido un día muy duro», admitió.

Cortina se coló en una fuga en los primeros kilómetros junto a Bookwalter, De Gendt, Roche, Woods y Kwiatkowksi. El grupo cogió rápidamente una ventaja de más de tres minutos de ventaja respecto al pelotón, pero no pudo mantener la ventaja ante el acelerón de los favoritos.

«Me metí en la fuga y estábamos muy pocos, pero no nos dejaron mucho tiempo y tuvimos que ir apretando todo el rato», explicó Cortina tras cruzar la meta de Les Praeres.

El gijonés confesó que tenía previsto intentar colarse en alguna de las fugas aprovechando el paso de la Vuelta por su tierra, «pero las fuerzas no llegaron». En vista de que el tiempo de ventaja se reducía, Cortina optó por tratar de ayudar a su equipo: «Venían a tope y tiramos al máximo para tratar de hacer algo más de hueco».

Su original final de etapa sorprendió a los aficionados, que le dedicaron una larga ovación. «Me gusta disfrutar y hacer disfrutar a la gente», explicó con una sonrisa el corredor.

Cortina conoció la ascensión a Les Praeres en abril en una marcha organizada por el Ayuntamiento de Nava para presentar la inédita cima. El gijonés, por tanto, no se vio sorprendido por su exigencia, aunque no ocultó haber sufrido en sus rampas. «Es un puerto muy duro y tuve que guardar fuerzas para mañana y para los próximos días. No merecía la pena apretar más, así que me lo tomé con calma», apuntó.

De cara a la etapa de hoy en los Lagos de Covadonga, Iván García Cortina descartó cualquier movimiento tras el tremendo esfuerzo de ayer camino de Les Praeres. «Será complicado, porque hay que recuperar las piernas», admitió. De esa recuperación dependerán los movimientos de la próxima semana, aunque adelanta que intentará cazar una etapa en alguna llegada más favorable para sus condiciones.

«Yo la tengo señaladas todas, pero dependerá de las piernas que tenga. Ahora iré día a día. De momento, espero acabar bien el fin de semana en mi tierra. Luego, si me encuentro bien, intentaré aprovechar», concluyó el corredor gijonés. Cortina finalizó la etapa de ayer a más de 23 minutos de Simon Yates y ocupa el puesto 106 en la general.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos