Froome manda

Froome celebra su victoria. /
Froome celebra su victoria.

El líder aumentó su ventaja con una demostración en la primera jornada de montaña

COLPISA / AFP

El británico Chris Froome (Sky) se impuso en la primera etapa montañosa del Tour 2015, con final en el alto de La Pierre de Saint-Martin y se afianza como líder de la clasificación general, distanciando a todos sus rivales.

El ganador del Tour en 2013 atacó en la subida al puerto pirenaico y logró diferencias importantes con respecto a sus rivales por la victoria en París: 1' 02" al colombiano Nairo Quintana (tercero tras Richie Porte), 2' 50'' al español Alberto Contador y 4' 25" al italiano Vincenzo Nibali, vencedor de la carrera el año pasado. Otro de los aspirantes al podio en París, el norteamericano Tejay van Garderen, perdió 2' 30".

A la ventaja conseguida en la carretera a favor de Froome hay que sumar los 10 segundos de bonificación como ganador de etapa (Nairo ganó 4). De ahí la cara de satisfacción del británico en la línea de meta.

Los corredores habían advertido el lunes en Pau que la de este martes podría ser una etapa clave en este Tour: primera llegada en alto, muy exigente y, sobre todo, después de una jornada de descanso. La batalla no defraudó.

El francés Piedrick Fédrigo (Bretagne-Séche) y el belga Kenneth van Bielsen (Cofidis) protagonizaron la escapada del día, llegando a contar con un cuarto de hora de ventaja sobre el pelotón, una diferencia que sólo les permitió llegar con algo de ventaja a la subida final. Al pie de La Pierre Saint-Martin, la diferencia de los fugados era solo de algo más de dos minutos, gracias sobre todo al trabajo del Movistar, que marcó el ritmo de la caza.

El equipo de Quintana y el Tinkoff de Alberto Contador, otro de los pretendientes al maillot amarillo en París, impusieron un fuerte ritmo en las primeras rampas del puerto. Los primeros damnificados por el trabajo del Movistar fueron los ciclistas franceses: Jean Christophe Péraud (2º en el pasado Tour), Thibaut Pinot (3º) y Romain Bardet (6º) fueron los primeros en quedarse de los pretendientes al podio.

A 11 kilómetros para meta, el grupo principal atrapó a Fédrigo, que se había distanciado de su compañero fugado, y poco después el ritmo de Movistar provocó que el italiano Vincenzo Nibali, ganador del Tour del año pasado, perdiese contacto, al igual que el colombiano Rigoberto Urán (sexto en la general al empezar la etapa).

La respuesta de Froome

A falta de nueve kilómetros para el final fue el Sky el que tomó el relevo del Movistar para marcar el ritmo de los favoritos y, sobre todo, distanciar lo más posible a Nibali. A ocho kilómetros, la formación española pasó al ataque con dos acelerones de Alejandro Valverde, pero el Sky incrementó el ritmo con el ausraliano Richie Porte, quedándose Contador y Tejay van Gerderen, y poco después atacó Chris Froome a 6,2 km para meta, al que ya no pudo responder Quintana.

Las diferencias a favor de Froome iban creciendo a medida que se acercaba a meta: a cinco kilómetros para el final, eran 30 segundos a Quintana, un minuto a Van Garderen, minuto y medio a Contador y tres minutos a Nibali.

El británico, ganador del Tour en 2013, no bajó el ritmo, sino todo lo contrario, hasta entrar victorioso en la inédita meta de la Pierre Saint Martin y demostrando una vez más a sus rivales que, al menos en lo que va de Tour, es el corredor más fuerte.

En la general, el maillot amarillo aventaja en 2'52" a Van Garderen, segundo, y 3'09" sobre Quintana, en lo que sería por el momento el podio en París. Valverde es cuarto a 4'01", Contador sexto a 4'04" y Nibali décimo a 6'57". Todavía dos etapas pirenaicas y los Alpes.