Viviani cumple 60

Viviani celebra su victoria en Bermillo de Sayago. /  EFE
Viviani celebra su victoria en Bermillo de Sayago. / EFE

El Quick Step suma seis decenas de triunfos tras una etapa marcada por los pinchazos por culpa de los abrojos

J. G. PEÑA BERMILLO DE SAYAGO.

Elia Viviani tiene 29 años pero en Bermillo de Sayago (Zamora) cumplió unos cuantos más. Hasta 60. A esa cifra de victorias ha llegado su equipo, el Quick Step, esta temporada. Es una escuadra insaciable. Y nadie tiene más hambre que Viviani, autor de 17 de esos triunfos. Come rápido. Pura velocidad. Tiene ayuda. El filete se lo corta su amigo y lanzador Sabatini. Así empiezan los esprints de Viviani, con la ese de Sabatini.

Y así comienza la celebración del Quick Step: a unos metros de la meta, Sabatini levanta ya el brazo. Se eleva para ver cómo por delante Viviani se ciñe a la valla y ocupa la mejor plaza, la más directa hasta la raya. Sagan, a su rueda, no tiene reprís para remontarle. Ni él, ni Nizzolo, ni Soto, ni el asturiano García Cortina (séptimo ayer), ni Aberasturi. Para cuando llegaron a Bermillo, el plato estaba vacío. Viviani, tripa a gusto, había llenado la despensa del Quick Step, abarrotada de éxitos.

«Es el mejor año de mi carrera. La Vuelta es una carrera difícil para un velocista. Sufro mucho en las subidas. Pero vale la pena porque quiero ganar todos los sprints», contó. Ya ha hecho dos muescas en esta Vuelta y aspira a tres más. La etapa entre Salamanca y Bermillo de Sayago fue siempre suya. La Plaza Mayor, corazón de Salamanca, abarcaba el sol. Lucía allí la Vuelta. Era un día para celebrar el VIII centenario de su universidad, la de Unamuno, que por esta plaza paseaba con las manos cruzadas a la espalda.

El examen de recuperación

Hasta hace no tanto, Viviani solía equivocarse en los esprints. Ahora se ha aplicado. Cuando Postlberger trató de descolocar el acceso al esprint con un ataque a lo bruto, el Quick Step no se alteró. Ha aprendido de errores anteriores. Tras un examen suspendido, viene el examen de recuperación.

Morkov es el guía del Quick Step. Él decide cuándo activar la ráfaga final. Dejó que Postberger se ahogara. Y dio el relevo a Sabatini. Bermillo de Sayago, vivió un esprint que se fue estrechando como la garganta que separa a los dos países. Sabatini colocó en su sitio a Viviani para que el campeón de Italia celebrara el 60 cumpleaños del Quick Step en lo que va de temporada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos