La Cubilla se presenta ante el mundo

La Cubilla se presenta ante el mundo

La Vuelta cierra su paso por Asturias con una etapa de alta montaña en la que el pelotón subirá por primera vez en la historia el puerto lenense

VÍCTOR M. ROBLEDOCANGAS DEL NARCEA.

El esloveno Primoz Roglic, actual líder de la Vuelta a España, maneja desde hace días informes de La Cubilla, uno de los puntos clave en la última semana de competición antes de la llegada del pelotón a Madrid. «Dicen que la etapa será preciosa, que La Cubilla es como el Galibier de Asturias», aseguró el pasado viernes tras la accidentada llegada a Oviedo, en la que se vio involucrado en una caída sin consecuencias junto a otros favoritos a la victoria final.

No se equivocan quienes advirtieron a Roglic del peligro de la etapa de hoy, con final en un puerto muy conocido entre los ciclo turistas asturianos, pero inédito en el ciclismo profesional. La cantidad de referencias sobre La Cubilla fue precisamente lo que animó al equipo de la Vuelta a España encabezado por Javier Guillén a explorar un nuevo coloso en Asturias. Lo hizo, eso sí, después de muchas dudas. Hace años, en un acto celebrado en Pola de Lena, el director de la ronda española explicó que situar una meta en ese puerto provocaba un pequeño problema de índole administrativo a la organización. Lo hizo con un ejemplo muy gráfico: «El ganador levantaría los brazos en Asturias y recibiría el trofeo en León».

Porque la cima de La Cubilla se encuentra justo en la frontera entre las dos regiones. La ascensión arranca en Campomanes, con diez kilómetros hasta la zona de Los Pontones prácticamente llana, con desniveles que rara vez pasan el tres por ciento. Ahí, muy cerca de las obras variante de Pajares, los corredores encontrarán varias rampas por encima del diez por ciento, aunque muy cortas. Una vez superadas, la pendiente se estabiliza en torno al seis por ciento de desnivel hasta la cima, situada a dieciocho kilómetros. El puerto está salpicado de curvas en herradura y ofrece una impresionantes vistas, de ahí que muchos lo comparen con las cumbres alpinas clásicas del Tour de Francia, como el Galibier. La previsión es que los corredores tarden unos treinta minutos en completar la ascensión desde Los Pontones.

Más Vuelta

La Cubilla será el punto y final de una jornada realmente exigente para el pelotón. La carrera saldrá de Pravia hacia el puerto de San Lorenzo, catalogado como de primera categoría. Tras el posterior descenso a Teverga comenzará la subida al Alto de la Cobertoria, punto de paso habitual en la Vuelta hacia Pola de Lena en los últimos años.

El pelotón de la Vuelta se despedirá así de Asturias en la presente edición. Mañana disfrutará de jornada de descanso antes de retomar la carrera en Aranda de Duero. El jueves y el sábado esperan aún dos etapas montañosas con final en Berrecil de la Sierra y Gredos, aunque los propios corredores admiten que será difícil arrebatar el jersey rojo a quien lo luzca hoy desde el podio de La Cubilla.