La Vuelta a España impulsa a Les Praeres

El cicloturista Samuel González, de Lieres, realizó ayer la ascensión a Les Praeres tras seguir por televisión la etapa de la Vuelta. / FOTOS DE P. NOSTI
El cicloturista Samuel González, de Lieres, realizó ayer la ascensión a Les Praeres tras seguir por televisión la etapa de la Vuelta. / FOTOS DE P. NOSTI

Casi dos millones de espectadores siguieron la etapa a través de la televisión | Aficionados y cicloturistas continúan ascendiendo al gran descubrimiento de la carrera, que impulsa la popularidad de Nava

VÍCTOR M. ROBLEDO NAVA.

Las últimas huellas del paso de la Vuelta a España aún se dejaban notar ayer en Les Praeres. La publicidad de la línea de meta permitía localizar el punto exacto en el que el británico Simon Yates alzó los brazos al convertirse en el conquistador de una cima inédita. A pocos metros, las carpas de invitados y prensa seguían sin desmontar. Les Praeres recuperarán en los próximos días su aspecto habitual, aunque su día a día no vuelva a ser nunca el de antes.

Varios cicloturistas acudieron durante todo el día a Les Praeres para ponerse a prueba a sí mismos en las mismas rampas en las que corredores como el propio Yates, Quintana, Valverde o 'Supermán' López protagonizaron el sábado una de las batallas más emocionantes de la actual edición de la Vuelta. Fue el caso de Samuel González, vecino de La Cruz de Lieres, que sufrió especialmente en el tramo final de la ascensión.

«Hacía tiempo que tenía previsto venir a intentarlo y el sábado me animé después de ver la etapa por la tele. No pude venir por mi trabajo, pero la seguí y me impresionó, así que aproveché para venir hoy», explicó el corredor.

Sus compañeros de 'grupeta' ya habían visitado Les Praeres antes de la llegada del pelotón profesional. Durante la subida, Samuel González recordó en varios momentos el enorme esfuerzo realizado por los corredores el pasado sábado. «Fue impresionante. Subían como si fueran en llano. Me pareció de súper héroes tras una etapa tan accidentada», añadió.

Cuando Samuel coronó Les Praeres se cruzó en la cima con Amparo y Maximino, un matrimonio que regenta con su hija un bar en la cercana aldea de Campanal. Ambos coincidieron al señalar el impulso que ha supuesto a nivel mediático y turístico en Nava la llegada de la Vuelta a España. «La gente creo que está muy contenta. Se nota que viene más gente por aquí, que pasan ciclistas... Ojalá vuelvan a hacerlo, porque es bueno para todos», apuntaron. Amparo y Maximino no subieron a Les Praeres el sábado, «pero seguimos la carrera y pudimos ver a nuestras vacas por la tele», bromearon.

Lucía y Virginia, dos jóvenes navetas, sí estuvieron cerca del pelotón, aunque en su caso lo hicieron en la localidad de Piloñeta, desde donde arranca la ascensión a Les Praeres. Allí, en el bar donde Virginia trabaja, comprobaron el 'boom' que supone para el pueblo el descubrimiento de la cima. «No esperábamos tanta gente, parecía una concentración. Ojalá la Vuelta regrese pronto, porque antes aquí no subía nadie, solo la gente del pueblo a ver a los animales», explicó Lucía.

Llega para quedarse

El final de etapa en Les Praeres fue seguido por 1.809.000 espectadores a través de Televisión Española, lo que supone un 15,5% de cuota de pantalla. A esas cifras había que sumar los datos de los canales internacionales.

La intención tanto de los responsables de la Vuelta como del Ayuntamiento de Nava es dar continuidad a Les Praeres en la carrera. «Tenemos que repetir. Ya veremos cuándo, pero hay que hacerlo, igual que repetimos en los Lagos o en L'Angliru», apuntó Javier Guillén en declaraciones a EL COMERCIO. El director de la ronda española puso Les Praeres a la altura de las dos grandes cimas del ciclismo asturiano, aunque habrá que esperar al menos dos años para volver a ver al pelotón en una ascensión que aspira a convertirse en símbolo de la Vuelta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos