Jornada histórica para el fútbol femenino en El Molinón

Jugadoras del Gijón FF y del Sporting en El Molinón./JORGE PETEIRO
Jugadoras del Gijón FF y del Sporting en El Molinón. / JORGE PETEIRO

El Molinón abrirá sus puertas para albergar el derbi local entre el Gijón y el Sporting | Con más de diez mil entradas repartidas se espera una importante afluencia de público que engrandecerá una jornada histórica

MARÍA SUÁREZ GIJÓN.

Han sido décadas y generaciones enteras las que el fútbol femenino ha tardado en ver pasos como el que Gijón Femenino y Sporting dan hoy (12 horas). El Gijón FF jugará de local un partido que pasará a la historia del fútbol femenino de la región por tratarse del primer partido disputado por mujeres que albergue un gran estadio en Asturias. El escenario será el campo más antiguo del país, El Molinón, y el rival un Sporting que da un paso de gigante abriendo las puertas de su estadio al fútbol femenino.

El partido entre ambos clubes gijoneses tiene tres puntos en juego que de nada sirven -clasificatoriamente hablando- al Gijón y que el Sporting necesita, pero sólo para mantener a salvo la sexta plaza si gana el Victoria CF, a dos puntos. Pero lo que hay en juego es mucho más que eso.

En uno de los flancos está el Gijón FF, que afronta uno de sus capítulos más trascendentales junto con el ascenso a la máxima división del fútbol español: jugar de local en un estadio de las características de El Molinón. Esta hazaña, difícilmente repetible, pasará a la historia de un club que sigue creciendo tras conformar junto con el UC Ceares en 2005 la reconocible Escuela Mixta de Fútbol. El Molinón cierra un círculo perfecto en una campaña en la que el club teyero tenía asegurada la permanencia al no haber descensos, pero en el que su esfuerzo no ha sido negociable.

Las jugadoras entrenadas por Valdés llegan a la última jornada en la úndecima posición, con siete puntos de ventaja sobre el antepenúltimo, el Sárdoma CF. Las de Ceares quieren acabar su temporada demostrando la competitividad y evolución constante que han atesorado durante todo el año pese a las lesiones.

Enfrente estará el Sporting que jugará como visitante en su propia casa, abierta por primera vez a unas jugadoras que sueñan con alcanzar las metas del equipo masculino. Las futbolistas entrenadas por Riki Alonso, acostumbradas a jugar en Mareo, debutarán en el 'templo' al que da nombre también la mítica figura de Enrique Castro Quini.

Bajo la atenta mirada de 'El Brujo', una de las hornadas más prometedoras de jugadoras sportinguistas dará un paso con el que las más veteranas de la plantilla sólo soñaban. El único 'pero' del Sporting es no haber logrado el ascenso a la Primera B, algo que sí han conseguido Real Oviedo, Lugo, Racing Féminas y Atlántida Matamá.

Las rojiblancas, sin opciones desde hace varias jornadas, han dado un salto de calidad y asentado las bases de un nuevo proyecto basado en una idea reconocible de fútbol. Un estilo de juego que ha hecho que las sportinguistas se movieran durante toda la campaña en los puestos de la parte alta de la tabla.

El ascenso resultó ser una meta demasiado ambiciosa para el Sporting tras unos últimos meses de resultados irregulares. Sin embargo, la plantilla llega al choque de El Molinón con ganas, ilusión y la confianza intacta tras imponerse al Racing en Mareo (3-2) el pasado domingo.

Las rachas de ambos equipos son también diferenciadas, por lo que todo puede pasar en un duelo en el que a priori el Sporting es favorito. El Gijón FF ha logrado siete de los últimos quince puntos en juego, mientras que las rojiblancas sólo han podido sumar cinco en estas cinco últimas jornadas.

Las de Alonso se impusieron al Racing pero empataron frente a CD Monte y Victoria FC y cayeron ante sus rivales directos: CD Lugo (1-3) y Atlántida Matamá (3-0). El conjunto teyero culmina el domingo un último tramo de liga muy positivo en el que ha ganado a Atlético Arousana (1-2) y CD Oceja (1-5), además de empatar con el Sárdoma (2-2). En este último mes las de Ceares sólo perdieron ante Real Oviedo (1-6) y Victoria CF (1-3).

Lo cierto es que, pase lo que pase, el fútbol femenino ya ha ganado su propio partido derribando muros y abriendo las puertas de El Molinón.