«No voy a mentir: el sueño americano es duro»

María Echezarreta, en una de las diecisiete intervenciones que realizó en el partido ante el Hotchiss./M. E.
María Echezarreta, en una de las diecisiete intervenciones que realizó en el partido ante el Hotchiss. / M. E.

La portera María Echezarreta ya ha hecho historia en el Northfield Mount Hermon

MARÍA SUÁREZ

La guardameta María Echezarreta, 'Cheza' (Avilés, 2001), tomó hace cuatro meses una de las decisiones más importantes de su carrera y su vida: hizo las maletas para estudiar y jugar al fútbol en Estados Unidos. Tras aterrizar en Massachutsetts con el objetivo de cumplir sueños y descubrir por qué el potencial del fútbol femenino estaba en el 'soccer' americano, la avilesina hace balance. «Intento aprender algo de cada día, de cada caída. Es muy bonito cómo plantean desde fuera el 'sueño americano', pero es un sueño duro, con pros y contras», reconoce la portera.

Una de las cosas más difíciles para la asturiana fue decidir por dónde empezar a construir su nueva etapa y en ese aprendizaje descubrió que la única persona que podía exigirle era ella misma. «Tenía que empezar por encontrarme a mí misma, es difícil estar al 100% para entrenar y darlo todo sin que nadie te dé un toque de atención si te relajas», explica la guardameta, que siempre tuvo en España a un entrenador o una compañera que le hacían sacar más de ella misma.

Cheza, que se considera «afortunada» por las amistades que ha entablado en suelo americano, explica que ha sido un reto para ella adaptarse sin dejar de mostrar el carácter de liderazgo que la ha caracterizado siempre. «Creo que aún soy muy joven y me queda mucho camino por delante, experiencias como esta te hacen valorar aún más la educación de tus padres y cada minuto que te han dedicado tus entrenadores», analiza la jugadora. Cheza tiene claro que hay muchas cosas que cambian en el ámbito deportivo, empezando por el juego, «mucho más directo», y la mentalidad, pero eso no le ha impedido mantener su identidad. «Nunca me olvido de la filosofía que me enseñó el Oviedo: la constancia es la base del éxito. Les sigo a diario y estoy segura de que este año triunfarán», comenta la exjugadora del equipo carbayón.

La plantilla, en el último partido, tras hacer historia al entrar en la New Englands
La plantilla, en el último partido, tras hacer historia al entrar en la New Englands / M. E.

El 'hasta luego' de María al club ovetense no le cierra las puertas al éxito deportivo ni mucho menos. La portera ha conseguido ya sus logros a título individual y colectivo al otro lado del Atlántico. El colegio al que pertenece la asturiana, el Northfield Mount Hermon, acaba de clasificarse por primera vez en su historia para la New Englands, una competición que premia a los ocho mejores colegios de toda la conferencia. «Hay mucho sacrifico y trabajo detrás de esa clasificación», apunta la futbolista, que se centra en trabajar el presente porque su futuro aún no está decidido. «Lucho a diario para aprender lo mejor de este mundo, y descubrir sus secretos», comenta la jugadora.

La asturiana explica que uno de los secretos del éxito del 'soccer' americano pasa porque en Estados Unidos toda amante del fútbol tiene un club que la acoge con los brazos abiertos para la práctica de este deporte. «Da igual si eres pequeña, grande, gordita o flaca, si tienes más calidad o menos, aquí siempre acabas encontrando un equipo en el que te ayudan y puedes competir en lo que más te gusta», comenta al guardameta. La propia Cheza insta al fútbol europeo, y al español en concreto, a «tomar nota» de este apoyo incondicional a un binomio que cada vez tiene más protagonismo en el deporte: el fútbol y las mujeres que lo practican.

 

Fotos

Vídeos