El ascenso del Sporting a Segunda abre la posibilidad de ascender al filial

El Sporting B, que se proclamó campeón de la liga regional, podría lograr ahora un pase a Primera Nacional

MARÍA SUÁREZ

El ascenso del Sporting a la Segunda División Pro tras la renuncia del Atlántida Matamá, abre una puerta a la promoción también de su filial. El Sporting B acabó la temporada pasada siendo campeón de la liga regional asturiana, logró que no le valió para ascender a categoría nacional dado que el primer equipo acabó por detrás del Matamá y sin opciones de alcanzar la nueva Segunda División.

Tras la decisión de la Real Federación Española de Fútbol, que traspasa la plaza del Matamá al Sporting tras la renuncia del primero, queda una nueva vacante en la Primera Nacional. Ese mismo puesto, al que habría tenido derecho en junio el filial rojiblanco por su primer lugar en la tabla, puede optar ahora. El club está trabajando en esa posibilidad y de lograrse, las gijonesas acompañarían al ya ascendido como segundo clasificado Real Oviedo B, que se valió del ascenso de su primer equipo en liga regular y consiguió la plaza por el procedimiento habitual.

En principio, el ascenso del Sporting no afectaría a la categoría lograda hace semanas por el Real Oviedo B, que mantendría su plaza, pero sí abre la posibilidad de vivir un nuevo derbi en Primera Nacional si el conjunto rojiblanco se apunta también el doble ascenso. La noticia de ambas promociones confirmaría la buena salud del fútbol femenino asturiano, que tendría de este modo cuatro equipos en ligas nacionales y pelearía con dos de ellos por el ascenso a la máxima categoría del fútbol español

La evolución de las canteras gijonesa y ovetense va en la línea de la proliferación de equipos que se ha registrado en el Principado, donde la liga ya tuvo una veintena de equipos inscritos la pasada campaña. Esa cifra, pese a un segundo ascenso, podría incluso incrementarse la próxima temporada.