El Lenense rompe barreras

El Lenense rompe barreras

La sociedad deportiva impulsa la creación de un equipo de fútbol femenino, que pretende federarse la próxima temporada

ALEJANDRO L. JAMBRINA

La Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ya cuenta, desde el pasado mes de marzo, con un equipo femenino de fútbol, que complementa el resto de categorías de la entidad deportiva. Son veinte jugadoras de la comarca que vestirán y defenderán los colores del club a partir de la próxima temporada liguera.

El equipo de Pola de Lena ha tomado la decisión de apostar por este nuevo proyecto y sumarse a la lista de entidades que poseen sección femenina. La iniciativa surgió de la mano de una de sus jugadoras y representante de la formación, Aida Cachero Iglesias. Esta lenense –que dirige un bar cuando no está con el balón en los pies– militó hace años en el club canario Las Longueras y ahora ha querido volver a sentirse futbolista una vez más. «Todo comenzó de casualidad, porque Facebook me recordó una fotografía de mis años como futbolista en Canarias y, al verla, volví a sentir el gusanillo de jugar y me propuse formar un equipo aquí», confiesa Cachero.

Lo que podría haber parecido una idea disparatada y difícil de conseguir fue tomando forma poco a poco. «Tengo la suerte de conocer al presidente del Lenense, Miguel Marcos, porque es un cliente habitual de mi bar. Un día le comenté la idea y se quedó tan sorprendido que no se lo creía. Al principio, todo el mundo fue un poco escéptico», recuerda. Pero fue tenaz y, como ella misma comenta, «me puse a buscar gente a través de las redes sociales y del boca a boca de los vecinos». A la semana siguiente volvió a hablar con el presidente y le dijo que ya tenía a ocho jugadoras. «Fue entonces cuando vio que íbamos muy en serio y decidió que había que apostar por nosotras. Estamos enormemente agradecidas por ello», celebra la jugadora.

A pesar de estos logros, y de haber seguido aumentando el número de futbolistas hasta veinte, las cosas no son fáciles para ellas. Las dificultades para conciliar el deporte y los entrenamientos con la familia y el trabajo hacen que todo sea más complicado y más cuando se trata de mujeres. Cachero reconoce «que en los equipos de hombres no pasa tanto, pero para nosotras es muy difícil coincidir en los entrenamientos. Cuando una no tiene un hijo enfermo, no puede dejarlos al cuidado de nadie o tiene que trabajar». Aun así, con esfuerzo y sacrificio el equipo va tomando forma y ya llevan cuatro semanas de entrenamientos. «Además no hay problema en llevar a los hijos al campo. Los críos se juntan en una portería y se ponen a jugar, hay un gran ambiente», indica.

Animada una niña de diez años

Muchas son las edades y los perfiles de las jugadoras. Algunas ya jugaban a fútbol o lo habían hecho en algún momento, pero otras jamás habían pisado un campo y querían vivir esta experiencia. «Somos mujeres muy diferentes, pero con una misma ilusión. Tenemos con nosotras hasta una niña de diez años que es una máquina. Aunque no puede jugar partidos oficiales viene a entrenar cada semana».

Pero el objetivo aún no está cumplido. El equipo necesita un mínimo de veintidós jugadoras para poder inscribirse en la competición oficial la próxima temporada. Por lo tanto, el club hace un llamamiento a todas las mujeres que estén interesadas en disfrutar y aprender para aportar su granito de arena al proyecto. «Vamos poco a poco. Lo primero es formar un equipo, conseguir una equitación oficial y luego a jugar. Nos da igual perder todos los partidos».

Hay que remontarse veinte años atrás para recordar el último equipo femenino que hubo en Pola de Lena. Ahora, una nueva generación de mujeres se vuelve a juntar con más ganas que nunca para saltar a los terrenos de juego y disfrutar de este deporte. «Lo que nosotras queremos es representar a Pola de Lena, vestir orgullosas los colores del club Lenense y demostrarle a todo el mundo que el fútbol también es un deporte de mujeres», concluye Cachero.