Sara Debén: «Buscaba profesionalidad y el Real Oviedo me lo da»

Sara Debén: «Buscaba profesionalidad y el Real Oviedo me lo da»
Pablo Lorenzana

El club carbayón ha cumplido las expectativas de la viguesa, que se identifica con el estilo de juego de las azules

MARÍA SUÁREZ

La joven defensa del Real Oviedo, Sara Debén (Pontevedra, 2000), se ha hecho con un hueco en el esquema de un equipo que ha cumplido todas sus expectativas y en el que el estilo de juego casa con sus preferencias. La lateral zurda tiene el apoyo del técnico, Pedro Arboleya, pero no por ello se confía y aboga por seguir aportando «trabajo, sacrificio y compañerismo» al bloque para ganarse un puesto cada día.

Debén llegó a Oviedo, tal y como explica en su entrevista a EL COMERCIO, con la intención de dar un salto «en cuanto a nivel y profesionalidad», algo que definitivamente ha encontrado en el club carbayón. A pesar de la distancia, a la joven jugadora ha vivido de cerca cómo su ex equipo, el Atlántida Matamá renunciaba a jugar en categoría nacional, algo que la llena de tristeza por «ver que todo lo ganado en el campo se tiró en los despachos» y porque el fútbol vigués, añade, se merecía «disfrutar» de la categoría.

La lateral, a la que Arboleya le pide atrevimiento en ataque, reconoce estar impresionada con la evolución del equipo, al que cada semana de trabajo que pasa se le nota cada vez más la mejoría. Para la gallega, el margen de mejora es aún amplio aunque la manera de empezar no ha podido ser mejor: dos partidos, dos victorias.

- En lo personal, ¿cómo ha sido estos primeros partidos?

- La verdad es que me encuentro muy cómoda. La manera de la que hemos empezado la liga es muy buena -con dos victorias en dos partidos- así que estoy muy contenta por ello.

-¿Quizá uno de los objetivos a trabajar de cara al futuro sea lograr la puerta a cero?

- Los dos goles que encajamos en ambos partidos fueron en la segunda parte, y sí, es algo que debemos mejorar. Al final mantener la portería a cero es muy importante para evitar sufrir durante el partido.

-¿Por qué el Real Oviedo? ¿Está cumpliendo sus expectativas el club?

- Fue una decisión muy difícil para mí, porque suponía estar fuera de casa y lejos de mi familia y amigos, pero creía que era el momento de dar un salto en cuanto a nivel y a profesionalidad. Pensaba que el Real Oviedo me lo podía dar y así es, no me equivocaba. Así que sí, las expectativas están más que cumplidas.

- Me imagino que habrá sido complicado ver en la distancia la situación que finalmente ha atravesado el Matamá...

- La verdad es que sí, fue muy triste ver que todo lo que ganamos en el campo se tiró a la basura en los despachos. Al final las más perjudicadas fueron quienes menos se lo merecían, que son las jugadoras, nos sentimos engañadas. Sentí mucha impotencia y mucha rabia por mis compañeras, porque tanto ellas como el fútbol vigués femenino se merecía disfrutar de esta categoría.

- ¿Cómo ha sido la adaptación al vestuario? ¿Y al juego del equipo?

- La adaptación al vestuario fue muy rápida. Desde el primer momento tanto las compañeras como el cuerpo técnico me hicieron sentir muy a gusto. Y al juego del equipo igual, sabía cual era el estilo del Oviedo de jugar años anteriores contra ellas y es el que a mí me gusta, es otra de las razones por las que decidí venir.

- ¿Ha sido un refuerzo contar con la confianza de Arboleya para estar en el once desde el principio?

- Sí, la verdad es que tuve la suerte de formar parte del once desde el principio y eso es algo que me ayudó mucho a soltarme y a coger confianza en mí misma. Pero bueno, la temporada es muy larga y estar en el once hay que ganárselo día a día.

- ¿Qué le pide el técnico sobre el terreno de juego?

- A las laterales en general nos pide que juguemos arriba, que seamos ofensivas. Además, quiere que me atreva, que no tenga miedo a subir ni a encarar, y eso me gusta.

- ¿Qué objetivos se marca en lo personal en el Real Oviedo?

- En lo personal quiero seguir creciendo y mejorando como futbolista. Creo que este año va a ser un año de nuevas experiencias, un año para aprender en todos los aspectos, tanto de la categoría como de mis compañeras y aparte el estar fuera de casa creo que me va a enriquecer.

- El propio Arboleya destacaba antes de iniciar la liga su juventud y potencial en un puesto tan específico como el lateral zurdo, ¿qué puede aportar Sara Debén a un proyecto tan ambicioso como el del Real Oviedo?

- Trabajo, sacrificio y compañerismo. Creo que soy una jugadora que puede aportar tanto en lo ofensivo como en lo defensivo y quiero ayudar al equipo de la manera que se pueda.

- ¿Ha visto evolución en el equipo desde el primer amistoso hasta la última victoria ante el Racing?

- La evolución del equipo ha sido impresionante. Conforme iban pasando las semanas de trabajo se notaba muchísimo la mejora y se iba plasmando en los partidos. Pero no nos podemos relajar, tenemos que seguir trabajando y mejorando, aún tenemos mucho que dar.

Somos un equipo al que le gusta mucho tener el balón y moverlo rápido de lado a lado, un equipo intenso y con garra. Además todas tenemos muchas ganas de conseguir grandes cosas este año.

- Toca volver a jugar precisamente ante uno de esos rivales de pretemporada, ¿será un duelo muy diferente al amistoso, el único pinchazo de pretemporada?

- Sí, esperamos un partido totalmente diferente al de pretemporada. Sabemos que el Alavés es un rival duro, que nos va a poner las cosas difíciles, pero nosotras vamos a ir a por todas y queremos que los tres puntos se queden en casa.