Segunda cita para España con la meta de «seguir creciendo»

J. VARELA

Tras el regusto amargo de su primera participación en Canadá, donde dijo adiós al torneo en primera fase huérfana de victorias en su casillero, España afronta su segundo Mundial con ilusiones renovadas y el objetivo de «seguir creciendo», como asegura Jenni Hermoso, máxima artillera del campeonato nacional esta temporada. Ahora la selección «compite con cualquier país», según defiende su seleccionador, Jorge Vilda, y puede decir que está en el segundo escalón del fútbol mundial femenino.

Con prudencia y la precaución derivada de esa bofetada de realidad en Canadá, hay motivos para la ilusión por ver si la evolución que ha demostrado en los últimos años sigue adelante y se puede primero ganar un partido para quién sabe si soñar con la segunda fase o metas más altas. Jorge Vilda ha podido conformar un gran equipo, con la base integrada por futbolistas del Barcelona, vigente subcampeón de Europa, y el Atlético de Madrid, campeón de Liga. Además, cuenta con jugadoras con una amplia experiencia a nivel internacional y con estrellas consagradas como Irene Paredes. «Hemos sacado el billete para jugar tres partidos, pero queremos más», señala la defensa central del PSG y una de las capitanas de la selección.

La preparación, a diferencia de lo que pasó en Canadá, se ha hecho bien, con amistosos ante rivales de entidad y similares a lo que se van a encontrar en el Mundial. Derrotaron a Camerún y empataron ante Canadá y Japón, quintas y séptimas en el ránking mundial, respectivamente. Los deberes están hechos y ahora solo queda confiar en que España dé el salto. Un salto necesario más allá de títulos.