Nerea: «El objetivo del Rodiles es ser cada vez mejor equipo»

Nerea Álvarez. /Ricardo García
Nerea Álvarez. / Ricardo García

La leonesa ve al vestuario «ilusionado» y cree que sus puntos fuertes son «tener una filosofía de juego muy definida» y el «convencimiento» de la plantilla

MARÍA SUÁREZ

El Rodiles FS arranca su segunda campaña en la Segunda División del fútbol sala nacional con ganas de salir a competir y asentarse en la categoría. Tras cinco semanas de pretemporada, las chicas entrenadas por Santi Tuero afrontan estos días su primera semana de liga y lo hacen concentradas en el debut. Nerea Álvarez, para la que también es su segunda temporada en el club, analiza para EL COMERCIO, cómo llegan las maliayas a este estreno y cuáles son los puntos fuertes de un equipo que ya sabe lo que es pelear por la permanencia y conseguirla.

La jugadora, natural de Villablino, ve al vestuario «ilusionado» con esta nueva andadura y cree que los puntos fuertes del Rodiles FS pasan por «tener una filosofía de juego muy definida» y por el «convencimiento» de la plantilla, características que las empujan a intentar ser cada vez mejores «como equipo».

La leonesa, que estudia Pedagogía en Oviedo, reconoce que jugar en Segunda División es «todo un reto» para ella como futbolista y tiene claro que no hay mejor lugar donde hacerlo que en Villaviciosa, donde la gente de club es «maravillosa» y el proyecto deportivo es «ambicioso».

Sobre la base del primer equipo, Álvarez es igual de optimista y se muestra motivada con lo que le espera al club. Para el ala izquierda del conjunto maliayo el futuro está garantizado con la continuidad del grueso de la plantilla y la cantera que tiene el equipo de Villaviciosa: unas 'pequeñas' que vienen «pisando fuerte» y que seguro que tendrán opciones de trabajar con el primer equipo a lo largo de la temporada.

¿Cómo se encuentra el equipo de cara al inicio de Liga?

Veo al equipo muy bien, con mucha ilusión. Se está trabajando duro, los entrenamientos son cada vez más intensos, todas vamos cogiendo el ritmo y tenemos muchas ganas de empezar a competir. Al final de la temporada pasada conseguimos estar todas a un buen nivel, hicimos buenos partidos, con buen juego, y lo que queremos es continuar por esa línea.

¿Qué sensaciones os dejan estas cinco semanas pretemporada?

En líneas generales la pretemporada ha estado muy bien, personalmente tengo muy buenas sensaciones en cuanto al trabajo que estamos realizando. Veo a todo el equipo -tanto jugadoras como cuerpo técnico- con ilusión, ganas y mucha implicación. Se respira deseo de mejorar, de crecer como equipo y eso es maravilloso.

Ha habido renovación en bloque, ¿que supone para el Rodiles apostar por la continuidad?

Hemos tenido un par de bajas importantes y nos han afectado las lesiones, como es el caso de Sonia -se rompió el cruzado y el menisco-. La suya es una baja sensible, ya que es una jugadora diferente que nos aporta mucho desequilibrio y tiene mucha pegada. Pero bueno, el grueso del equipo ha renovado, y no hay ninguna excusa, tiene que notarse en la pista que la mayoría ya contamos con una o más temporadas de experiencia y tenemos que ir a por todas.

¿Cuál es el secreto de haber logrado la permanencia? Porque difícil es ascender, pero más aún llegar y mantenerse...

La temporada pasada fue complicada, sobre todo en la primera vuelta. Nos costó un montón arrancar, quieras que no muchas veníamos de campo y el proceso de adaptación no es sencillo… más cuando estás en Segunda División, que es una categoría que requiere mucha exigencia. En esta competición todos los equipos tienen mucho nivel y el más mínimo error te cuesta un partido. Aún así, a pesar de que en la primera vuelta sólo conseguimos una victoria y un empate, no nos vinimos abajo. Estábamos muy convencidas de que conseguiríamos cuajar una buena segunda vuelta y lograr el objetivo, la permanencia, y así fue.

Ha habido refuerzos en el cuerpo técnico -Michi- y alguna incorporación para reforzar la plantilla ¿qué tal las adaptaciones a la dinámica de un grupo tan consolidado como el vuestro?

Sonia García es un gran refuerzo, tiene mucho recorrido y mucho que aprender ya que viene de campo también y aún está en proceso de adaptación. Al principio son muchas cosas -movimientos, gestos técnicos, táctica- que tienes que asimilar y cuesta un poco. Pero cada vez se la ve mejor, entrando en la dinámica del grupo y yo creo que nos va a aportar muchas cosas esta temporada. Y en cuanto a Michi, ha sido nuestro fichaje estrella. Es un profesional como la copa de un pino, mete mucha intensidad a los entrenamientos y nos va a dar un plus. La verdad que es un lujo trabajar con él, es 'la leche'.

¿Cuáles son los puntos fuertes de la plantilla?

Tenemos un bloque sólido, hay muy buen rollo y nos llevamos muy bien, creo que eso es lo más importante. Partiendo de esa base, tenemos una filosofía de juego muy definida, -no ha sido fácil conseguirla-, y estamos convencidas de lo que hacemos sobre la pista porque todas la tenemos asimilada. Creo que esa es la línea a seguir y es el camino que hay que recorrer para intentar ser mejores como equipo.

¿Qué supone para vosotras saber que hay una cantera detrás de la que pueden salir refuerzos a lo largo de la temporada? Alba, Nuria y Clara han hecho la pretemporada con vosotras... ¿goza de buena salud la cantera maliaya?

Con ellas el futuro del equipo está asegurado. Las 'pequeñas' vienen pisando fuerte, entrenando duro y haciendo las cosas bien. Seguro que a lo largo de la temporada gozan de oportunidades para jugar con el primer equipo.

La semana pasada no fue una semana más de pretemporada, hubo fin de semana de convivencia... ¿hasta qué punto esa unión hace fuerte al Rodiles sobre la pista?

Jugamos un partido entre el primer equipo y el filial, y después hicimos actividades de todo tipo en Cangas de Onís: bajamos el Sella, nos fuimos de Karting… ¡Nos lo pasamos pipa! Hay muy buen ambiente, y gracias a estas convivencias o actividades fuera de la pista somos un grupo cada vez más consolidado.

En lo personal también es la segunda campaña en Villaviciosa para Nerea Álvarez, ¿qué engancha de este proyecto?

La verdad que cuando fiché no estaba del todo convencida; tenía ganas de volver al fútbol sala ya que había jugado de pequeña, pero en fútbol campo también me encontraba muy a gusto. A día de hoy estoy muy feliz con la decisión que tomé de venirme aquí, porque tanto la gente del club como el cuerpo técnico y las jugadoras son gente maravillosa. Me han puesto las cosas muy fáciles, como proyecto es muy ambicioso y jugar en segunda supone un reto para mí, por lo que estoy muy contenta.

¿Es difícil compatibilizar el nivel de exigencia de la categoría y los viajes con el estudio o el trabajo?

Si, al final muchas jugadoras vivimos en Oviedo, Gijón o Áviles, y solamente el hecho de ir a entrenar a Villaviciosa ya nos supone un tiempo y esfuerzo extra. A esohay que sumarle los viajes los fines de semana que jugamos fuera, que normalmente son muy largos. Es complicado porque muchas estudiamos, y otras tantas trabajan y personalmente te supone un esfuerzo. Lo importante es que al final todas cumplimos y eso me hace admirar y estar muy orgullosa de mis compañeras ya que, a pesar de que hay temporadas con mayor carga de trabajo o de estudio, todas somos conscientes de la exigencia de la categoría y de lo importancia que tiene cada entreno. No se suele faltar, y eso también es porque el club nos facilita muchos las cosas, tenemos entrenamientos en Oviedo, y eso lo hace más sencillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos