Rodiles FS | Sonia Alonso: «Disfruto con cada gol o punto que sumamos»

Sonia Alonso, durante un entrenamiento de esta semana./MARIO ROJAS
Sonia Alonso, durante un entrenamiento de esta semana. / MARIO ROJAS

La jugadora del conjunto maliayés, que rompió el ligamento cruzado el pasado mes de agosto, ha empezado a correr casi tres meses después de la operación

MARÍA SUÁREZOviedo

La futbolista del Rodiles FS, Sonia Alonso, sigue trabajando para recuperarse de su lesión de rodilla, rotura del ligamento cruzado que no le permite estar a disposición del técnico Santi Tuero pero que no impide que sea una más del equipo. Cada gol o cada punto que consiguen sumar sus compañeras hace disfrutar a esta zurda a la que tanto el preparador físico Michi como su entrenador, atan en corto para que la recuperación sea óptima y no se adelanten los tiempos pese a las buenas sensaciones.

La ovetense, que ve más veteranía, calidad e ilusión este año en el equipo, confía en que esa mejora se va a ver aún más reflejada en los resultados de lo que ya se está viendo. De hecho Sonia está convencida de que este año disfrutarán más de la categoría logrando quedar en un puesto mejor que el de la campaña pasada.

Alonso, que recuerda la temporada del ascenso como un año «indescriptible», se siente parte de la 'familia' que ha construido el Rodiles en torno a la pista y señala que espera seguir formando un eslabón en ella mucho tiempo tanto dentro como fuera del parqué.

- ¿En qué fase de la recuperación te encuentras? ¿Cuáles son los siguientes pasos?

- Dentro de muy poco haré ya los tres meses desde mi operación Y esta semana ya empecé a correr un poco. La verdad que me encuentro muy bien, apenas he perdido masa muscular y no siento ningún tipo de molestia. De todas formas me dejo guiar por nuestro preparador físico, Michi, y soy consciente de que por muy bien que me encuentre aún me quedan varios meses para poder saltar de nuevo a la cancha.

- ¿Te pones plazos o prefieres trabajar pensando sólo en la etapa en la que estás?

- A mí me gustaría volver en enero... Pero sé que no sería una buena decisión ponerme plazos. Sé que por muchas ganas que tenga es más sensato ir poco a poco para asegurar que cuando vuelva esté en las mejores condiciones posibles. Esa pausa es algo que se encargan de recordarme constantemente tanto Michi como Santi, nuestro entrenador.

- ¿Cómo has visto al equipo en este inicio de competición?

- Pues la verdad que las veo a todas con muchas ganas, tanto a las mayores como a las pequeñas... y eso se ve en cada entrenamiento y en cada partido. Se nota que dan siempre lo mejor de ellas y que cada vez somos más jugadoras de fútbol sala y menos de campo, que era uno de nuestros fallos el año pasado.

- ¿Se hace duro seguirlas desde fuera o ha sido un aliciente en tu recuperación verte cada vez más cerca de esa incorporación?

- Un poquito duro sí que se me hace, precisamente por las ganas que tengo de volver. Es por eso que de vez en cuando me tienen que parar todos un poco los pies para no ponerme a jugar ya. Tengo mucha ilusión, cada vez más y echo mucho de menos estar con todas mis compañeras y amigas, pero ahora me toca pasar a un segundo plano y animarlas todo lo que pueda desde la grada. Aunque me gustaría estar ahí, ver cada gol que meten y cada punto que logran, también me hace disfrutar y aún sin estar ahí siento que sigo formando parte de todo ello.

- ¿Cómo se repone una a lesiones así de graves? ¿Fue un mazazo verte otra vez con ese hándicap a final de temporada?

- Bueno la verdad es que me sorprendo a mí misma y no me lo tomo tan mal como cabría esperar. Suelo motivarme con volver a jugar lo antes posible e intentar volver con la mejor forma física posible, lo que me lleva a tomarme la rehabilitación muy en serio y esforzarme en todo lo que puedo. Además me siento muy apoyada tanto por mis compañeras como por el cuerpo técnico, siempre me hacen saber que tienen ganas de que vuelva y eso me ayuda mucho más de lo que se imaginan. Supongo que el hecho de que gente que es importante para ti te diga que tiene ganas de verte otra vez ahí es una motivación extra.

- ¿Lo más duro es la parte inicial, en la que una trabaja de manera más individualizada y en soledad?

- En este caso lo más duro para mí fue que esta lesión me coincidió con que este año por motivos laborales tengo que pasarlo en Salamanca y el tener que irme a otra ciudad justo después de la operación me hizo estar bastante tiempo sin tener dónde hacer la rehabilitación que estaba haciendo aquí con la federación asturiana. Pero poco a poco me fueron guiando desde aquí, diciéndome ejercicios para hacer por mi cuenta, y además los días en los que vengo a Oviedo me acerco a Mimfit a seguir trabajando en mi recuperación.

- ¿Te está resultando complicado ir paso a paso y no adelantar los tiempos? ¿Cómo te encuentras ahora que empiezas a correr?

- Los que me conocen saben que me cuesta mucho no adelantar pasos si, demasiado. Pero ahora mismo me encuentro en un momento anímico muy bueno, el poder empezar a correr me ha dado un gran empujón. Me voy sintiendo cada vez mejor, voy viendo la meta cada vez más cerca y eso me da mucha fuerza. Al final el recuperarse de estas cosas y el cómo tomarte cada lesión creo que tiene mucho que ver con las ganas, la ilusión por volver, por volver dando una mejor versión de ti mismo... Y yo ganas… ¡Tengo muchas!

- ¿Cómo ha evolucionado el equipo de su primera temporada a esta, en la que parece tener más controlada la categoría?

- Ya nos conocemos todas, entrenamos, vamos sabiendo cómo juega cada una, lo que cada una puede aportar, sus puntos fuertes... Y eso al final se nota. Es mucho más fácil jugar con la ventaja de conocer bien a tus compañeras. Eso hemos ido cogiéndolo con el tiempo y es lo que nos ha hecho esta temporada ser mejores como equipo. Yo lo que veo desde fuera me hace estar convencida de que este año vamos a quedar en un puesto mucho mejor que el que logramos el año pasado. Tenemos más veteranía, calidad e ilusión, por lo que confío en que eso se va a ver reflejado en los resultados.

- ¿Qué supuso para ti formar parte de ese equipo que ascendió a Segunda? ¿Y qué significó renovar con el club en un momento tan difícil como el verano, en el que se produjo tu lesión?

- La temporada del ascenso fue indescriptible, creo que es algo que nunca se me olvidará. He vivido más ascensos en mi vida en otros clubes pero creo que este siempre lo recordaré con un cariño especial por un montón de cosas. Se creó un vínculo especial entre todos los que formamos el Rodiles, y a las que veníamos de fuera rápidamente nos hicieron sentir como parte de esta «familia». Íbamos todos/as a una y eso nos llevó a conseguir el mejor premio posible, el ascenso. A partir de ahí hemos ido creciendo, consolidándonos cada vez más y siendo cada vez mejores como equipo. Me considero una más de dicha familia, por lo que me hace muy feliz seguir formando parte de este maravilloso proyecto, y espero seguir aquí muchos años más, ya sea dentro o fuera de la pista.