Laura de Con: «Es una responsabilidad jugar en categoría nacional»

Laura de Con, jugadora del Gijón FF. /Paloma Ucha
Laura de Con, jugadora del Gijón FF. / Paloma Ucha

La canterana debutó ante el CD Monte y disputó media hora ante el Racing

MARÍA SUÁREZ

La futbolista del Gijón FF, Laura de Con, no esperaba que con sólo 15 años le llegara la oportunidad de debutar en una categoría de nivel nacional como la Segunda División. La centrocampista, que puede jugar de mediapunta, se estrenó con el conjunto teyero hace un mes ante el CD Monte, y prosiguió con su trabajo en el primer equipo ante el Racing Féminas, rival potente ante el que disputó media hora de partido. Para la joven futbolista dar este salto es, sin duda, «una gran responsabilidad».

De Con, que forma parte del filial, jugó hasta hace apenas un año en el Estudiantes Montevil, donde prosiguió su evolución como futbolista jugando con chicos en un tipo de juego que le ha aportado capacidad para poner ganas a cada disputa de balón y mostrarse más agresiva sobre el césped.

La atacante teyera, que no esperaba debutar tan pronto con el primer equipo, reconoce que tomar la alternativa con el A tiene la dificultad de suplir a las titulares y es algo que se lleva con nervios. Sin embargo, la canterana se ha sentido apoyada en todo momento por las compañeras, que la arroparon desde el primer minuto y le ayudaron a superar esos nervios propios del debut.

La futbolista explica en su entrevista a EL COMERCIO que el fútbol de nacional tiene un ritmo más alto y jugadoras de nivel que le sirven para darse cuenta de cuánto le queda por aprender. Tener la tranquilidad de no descender, concluye de Con, es un aliciente fundamental esta campaña para que las jugadoras de regional puedan estar comprobando «cómo se vive y juega» en una categoría superior.

Debutaste hace un mes con el primer equipo, ante el CD Monte... ¿habías imaginado muchas veces ese momento?

No, no pensaba que esta oportunidad me fuera a llegar ya. De hecho, me parecía aún muy joven para llegar a jugar en el nacional, fue una sorpresa muy agradable.

Luego volviste a jugar y lo hiciste teniendo más minutos -30- ante un rival fuerte como el Racing... ¿de qué manera refuerza eso tu confianza? ¿cómo te encontraste?

Pues es una alternativa que afrontas muy nerviosa. Implica mucha responsabilidad saltar al campo ante un rival como el Racing y en un partido en el que tienes que intentar suplir a unas de las titulares.

¿De qué manera has sentido el apoyo del vestuario?

Ese apoyo lo sentí de continuo, y más aún cuando salté al campo, porque ese momento mis compañeras me felicitaron y me sentí muy arropada por ellas en todo momento.

Sois ya unas cuantas las jugadoras jóvenes que habéis contado esta campaña, ¿qué supone eso para la cantera?

Es una motivación para todas las que conformamos las categorías inferiores, porque ves cerca una posibilidad de jugar en nacional que, de otro modo, ni imaginarías.

¿Qué diferencias notas en el juego del equipo de una categoría como regional a una como es la segunda, que es la antesala de la máxima categoría?

El juego en segunda es mucho más rápido y son todas muy buenas jugadoras. A mí todo esto lo único que me recuerda es que me queda muchísimo por aprender todavía en el fútbol de este nivel.

¿Cómo estás viendo la campaña del primer equipo? ¿Es un año de crecimiento al no haber la urgencia del descenso?

Tener la tranquilidad de no descender de categoría el club nos está dando una posibilidad a las jugadoras del regional de comprobar cómo se vive y se juega en la categoría superior donde el nivel es muy alto.

Se ganó al Oceja y viene el Sárdoma ahora... ¿son dos buenos cruces para fraguar dos victorias consecutivas?

Sí, porque son rivales que, aunque tienen en sus plantillas buenas jugadoras, son asequibles para poder pelear por sumar los tres puntos. Al menos más que otros equipos a los que nos hemos enfrentado de la parte alta.

¿Jugar en La Cruz ha pasado de ser un reto de adaptación a la hierba natural a una ventaja a la hora de poner las cosas difíciles a los rivales?

Llevo ocho años jugando al fútbol desde benjamines y me ha tocado jugar tanto en pistas como campo de hierba o en sintético. Personalmente juego muy cómoda en el de hierba artificial, aunque reconozco que la hierba natural como la que hay en el campo la Cruz no carga tanto las piernas de las jugadoras.

¿Personalmente cómo te encuentras? ¿Qué está suponiendo esta campaña en el desarrollo de la Laura futbolista?

Me encuentro muy ilusionada, ya que a mis 15 años llegar a entrenar y disfrutar de minutos con las jugadoras del nacional para mí es un reto que se está cumpliendo y que me planteé desde que empecé a jugar al fútbol.