Real Oviedo | Carmen: «La consolidación del equipo ha sido fundamental»

Carmen Fernández, jugadora del Real Oviedo./PABLO LORENZANA
Carmen Fernández, jugadora del Real Oviedo. / PABLO LORENZANA

La capitana azul advierte que pelear el primer puesto 'no va a ser fácil'

MARÍA SUÁREZ

La futbolista del Real Oviedo, Carmen Fernández, valora positivamente la fase de maduración en la que está el equipo carbayón. Para la central, uno de los puntos más importantes del bloque es la continuidad del técnico Pedro Arboleya, figura que considera clave en lo que a la consolidación del equipo se refiere.

La oviedista destaca que, con los conceptos más claros y los mecanismos de juego más integrados, el grupo ha ganado en intensidad y se asienta mejor sobre el césped. Además, el empate ante el CD Monte ha servido para recordar que la Liga es larga y que muchos equipos van a dar guerra. Por ello, y pese a la buena dinámica del Real Oviedo, la capitana recuerda que no será fácil ni mucho menos lograr el ascenso a la máxima categoría.

Con las ideas muy claras en defensa, la central se muestra práctica respecto a la fortaleza en su propio campo del conjunto azul: si un equipo no encaja goles, es imposible que pierda. La confianza en la jugadora de al lado es, según la propia Carmen, una máxima que hace jugar a las carbayonas más tranquilas.

La defensa, que afronta su séptima temporada como jugadora del club, asume con naturalidad sus responsabilidades como capitana, y explica que pasan, mayoritariamente, por ser el 'nexo de unión' entre vestuario y cuerpo técnico. Confianza y apoyo ante las dudas que siempre ha formado parte de la manera de obrar de la futbolista, que compatibiliza su carrera deportiva con la de medicina.

- ¿Era importante para el equipo volver a sumar de tres tras el empate ante el CD Monte?

- Es importante sumar tres puntos cada fin de semana, ese es nuestro objetivo, aunque después de ese empate necesitábamos volver a confiar en el trabajo que llevamos haciendo desde principio de temporada, y nada mejor para ello que conseguir la victoria.

¿Qué le pasa a una por la cabeza cuando le vuelven a empatar un resultado? ¿Qué aprendió el equipo tras el reparto de puntos ante el CD Monte?

Después de cada partido hacemos un análisis de lo que se ha hecho bien y lo que no. Tras el empate, lo más importante fue mantener la calma y seguir haciendo las cosas como veníamos haciéndolo. Nadie dijo que esto fuera fácil, y hay equipos que van a dar mucha guerra. La liga es larga y no hay que darlo todo por perdido por un empate.

¿Qué aspectos os va a permitir trabajar mejor el no jugar este fin de semana?

Creo que estos parones son necesarios para darnos un descanso tanto física como mentalmente. No solemos enfocarlos en nada técnico ni táctico diferente a lo que solemos hacer el resto de semanas. El descanso es parte fundamental del trabajo también.

¿Cómo mantiene el Oviedo el ritmo competitivo en estos parones?

Los descansos vienen bien, también porque las semanas de parón suelen ser un poco más físicas que el resto. Jugamos con que tenemos más días de descanso y a ello no le sumamos el desgaste de un partido, por eso nos centramos en esa parte del entrenamiento.

Sois el equipo menos goleado de la competición, ¿hasta qué punto os hace fuertes el trabajo defensivo?

Yo siempre digo que si un equipo no encaja goles es imposible que pierda, como mucho empata. Tenemos claro nuestro papel defensivo en el campo. Lo tenemos muy trabajado y confiamos en las órdenes que nos da el míster.

¿Cómo se ve al equipo colocado desde la defensa, os sentís respaldadas? ¿Cómo es formar pareja de centrales con tus compañeras?

Como dije antes, confiamos plenamente en la idea defensiva que tiene Pedro y eso se nota en el campo a la hora de no dudar qué hacer. Además, todas nosotras confiamos en las compañeras que tenemos al lado, eso nos hace jugar más tranquilas, sabiendo que cada una vamos a hacer nuestro trabajo. Es un lujo poder jugar tanto con Igle, como con Gordi, o con Ale o Pecas. Son grandes futbolistas, muy trabajadoras, que en cada entrenamiento demuestran que es difícil ganarse el puesto y cualquiera podría salir a defender al equipo.

¿Qué supone para ti ser capitana del equipo? ¿Qué responsabilidad adquiere una cuando acepta ese rol?

Yo creo que actuaría casi igual si no fuera capitana. Mi forma de ser me hace tener unas responsabilidades de base con el equipo. Aún así, este puesto conlleva hacerte cargo de otros aspectos como por ejemplo ser el nexo de unión entre el vestuario y el cuerpo técnico, ser una de las personas a las que puede acudir el equipo en momentos de duda, así como ganarte la confianza del equipo para que vean en ti un apoyo en temas tanto deportivos como extradeportivos.

¿Qué te pide Arboleya sobre el terreno de juego?

A parte de los aspectos técnicos y tácticos, me pide ser intensa, actuar rápido y no acelerarme más de la cuenta. No hay que confundir intensidad con precipitación.

¿Qué diferencias encuentras entre el Real Oviedo de esta campaña y el de temporadas anteriores? ¿Qué parcelas se han conseguido reforzar con el fin de pelear el ascenso?

Creo que un punto importante es que este es nuestro segundo año con Pedro. Todas tenemos más claro lo que nos pide, lo tenemos más integrado y es mucho más fácil adaptarnos a nuevos cosas que nos proponga partiendo de la base de que todas jugamos a lo mismo. Además, creo que los fichajes refuerzan el grupo. La consolidación del equipo es algo fundamental para conseguir un punto más de intensidad y asiento sobre el campo.

¿Cómo se logra compatibilizar un competición tan exigente con los estudios?

En mi caso con mucho esfuerzo, la verdad. Mi lema es «el que algo quiere, algo le cuesta», y yo sé que lo que quiero es poder seguir disfrutando de mis dos pasiones: el fútbol y la medicina. No sé hasta cuando, pero por el momento seguiré organizándome, y a veces agobiándome un poco, para poder seguir haciendo ambas cosas.

Has jugado con chicos durante tu infancia, ¿qué te aportó esa etapa? ¿qué supone para las niñas de ahora que cada vez haya más equipos en los que compitan desde pequeñas?

Mi etapa con chicos no la cambiaría por nada. Me enseñó cosas que me hacen ser como soy ahora. Tuve la suerte de tener siempre muy buenos compañeros que me veían como uno más del equipo (como deber ser). Las niñas de hoy en día tienen muchas más posibilidades, muchos más equipos donde elegir y dónde poder formarse y cada vez desde más pequeñas. Esto hará que cada vez más niñas se sumen al mundo del fútbol y sigamos creciendo.

 

Fotos

Vídeos