Tifi: «Estoy contenta con lo que he logrado en mi carrera»

Tifi: «Estoy contenta con lo que he logrado en mi carrera»

«El fútbol femenino era muy diferente en mis inicios. No era habitual que una niña jugara ni estaba tan bien visto, había demasiada crítica»

ALBERTO PEDROCHE

Estefanía Schutze (Gijón, 1980), conocida como 'Tifi', es una institución en el Gijón Femenino. Jugó varios años como lateral derecho, pero las últimas temporadas de su carrera lo hizo como mediocentro. Se inició en la Escuela de Fútbol de Mareo en 1995, pero cinco años después, coincidiendo con la fundación del club, se unió a un proyecto que ya no abandonaría. Ahora, tras 18 años, ha decidido que es hora de irse. Eso sí, lo hace con buen sabor de boca, con el equipo donde quería dejarlo: en Segunda División femenina.

–¿Ha sido difícil tomar esta decisión?

–Muy difícil. La afición al fútbol la llevo dentro y cuesta trabajo dejarlo, sobre todo cuando crees que todavía puedas dar más y jugar más. Pero son muchos años compitiendo, mucha rutina de viajes, entrenamientos… Y parece que la vida te va pidiendo cambiar de hábitos. No es por nada físico. Como se suele decir: 'dejo el fútbol antes de que el fútbol me deje a mí'.

–¿Cuándo y cómo empezó todo?

–Empecé en el fútbol por mi hermana Julia. A ella le encantaba y no quería ir sola a los entrenamientos. Le estoy muy agradecida porque fue la que me enganchó a este deporte. En mis inicios era muy diferente porque no era habitual que una niña jugara al fútbol, ni tampoco estaba tan bien visto. Había demasiada crítica. Sigue habiendo gente reacia, pero mucha menos. Ahora hay chicas ya con cinco años dándole patadas al balón. Han cambiado las superficies, hay avances en prensa, televisión… También hay más equipos y más categorías, lo que resulta positivo para que las niñas puedan empezar desde abajo y para generar afición entre ellas.

–¿Dejar al equipo una temporada más en categoría nacional le hace marcharse con buen sabor de boca?

–Mantenernos era el objetivo que teníamos y te quedas a gusto al irte así, con el equipo en una categoría en la que merece estar. Fue una temporada difícil, las lesiones no nos trataron nada bien, surgieron complicaciones en algunos puestos y se hizo larga, pero conseguimos lo que queríamos.

–¿Cuál es el momento que más recuerda de estos 18 años?

–El mejor posiblemente fue cuando ascendimos a la Superliga en 2005. Ganar esa fase de ascenso y poder jugar en la máxima categoría durante un año es lo que más recuerdo.

–Por el contrario, ¿qué recuerdo le gustaría borrar?

–El descenso que tuvimos a la categoría regional hace pocos años. Ese fue el peor momento. No lo merecíamos. Por suerte nunca tuve lesiones graves y no tengo recuerdos malos en ese aspecto.

–¿Cree que le ha quedado algo por hacer? ¿Qué le hubiera gustado conseguir que no ha logrado?

–Un sueño hubiera sido vestir la camiseta de la Selección Española o poder vivir del fútbol, pero conozco mis limitaciones y estoy contenta con lo que he hecho en mi trayectoria. Tuve la suerte de lucir la elástica de la Selección Asturiana absoluta. Me llamaron por primera vez con 20 años y seguí yendo los años que me permitieron, por las restricciones de edad que había. Luego, ese equipo desapareció y sólo quedaron las de fútbol base.

–¿Cuáles son sus planes?

–Quiero alejarme un poco porque, de seguir vinculada al fútbol, lo haría jugando. Así que al fútbol volveré cuando pase un tiempo. El pensar que puedo seguir en activo quizás me produzca algo de incomodidad y ganas de volver. Supongo que haré algo de deporte por no estar parada, pero de momento me dedicaré a otras cosas.