Valdés: «Trabajamos con tranquilidad y mirando de reojo el futuro»

Iván Valdés, entrenador del Gijón FF/Joaquín Pañeda
Iván Valdés, entrenador del Gijón FF / Joaquín Pañeda

El entrenador analiza la temporada y el proyecto de crecimiento del Gijón FF

MARÍA SUÁREZ

El técnico del Gijón FF, Iván Valdés, se muestra «contento y orgulloso» de cada una de sus jugadoras, sobre todo tras partidos como el del pasado fin de semana ante el Real Oviedo. El técnico destaca que las suyas han logrado una cosa muy importante esta campaña independientemente del resultado: poder irse de La Cruz o del campo de los rivales con la cabeza alta y tras haberlo «dado todo» sobre el verde.

El entrenador teyero cree que su equipo hubiese conseguido la permanencia en caso de haberla dado el rendimiento, pero reconoce que el hecho de no tener que preocuparse por los puestos de descenso ha permitido al club trabajar «con tranquilidad y mirando de reojo la próxima temporada».

Para ese año ya se está trabajando en la confección de la plantilla, todo ello con la idea de aprovechar el impulso del fútbol femenino y llevar el proyecto gijonés a la lucha por la Primera B a corto o medio plazo.

En lo referente a lo más inmediato Valdés también lo tiene claro: el Gijón FF no sale en La Cruz a especular, sale siempre a por los tres puntos. Y eso tiene en mente un equipo al que el técnico le augura sumar alguno de los nueve puntos que quedan en juego.

Entre los logros del bloque este año Valdés destaca el haber minimizado las lesiones de gravedad que se venían sufriendo, aunque uno de los momentos más difíciles fue también ver a Eva fracturarse el brazo en una infortunada acción del juego.

Lo mejor del equipo el técnico también lo tiene claro, y supone una base sólida junto con la cantera para el club teyero: es un equipo con carácter y que se crece ante la adversidad.

El inicio de temporada fue difícil porque la primera victoria se hizo esperar dos meses, ¿cómo se motiva a un equipo para seguir creciendo pese a que los resultados no acompañen?

Como se ha comentado en varias ocasiones e incluso alguna jugadora ha plasmado en alguna entrevista, la pretemporada tuvo bastantes altibajos, con ausencias prolongadas, incorporaciones tardías y la recuperación de futbolistas por lesiones de larga duración.

Fue una pena el empate en casa de la primera jornada y no empezar la temporada con victoria ante el Valladares en La Cruz, ya que merecimos más, pero el fútbol tiene esas cosas… en cualquier caso este equipo tiene mucho carácter y se crece ante la adversidad, así que seguimos trabajando, compitiendo y realizando algunos buenos partidos, lo que permitió al equipo ir ganando en confianza hasta que nos llegó la primera victoria.

¿Qué perspectivas tenías cuando llegaste al banquillo teyero, cuáles has cumplido y cuáles has mejorado? ¿Hay algún reto que te quede por llevar a cabo antes de que termine la temporada?

Tras la llegada al club y analizar un poco los datos de la temporada anterior, el primer objetivo que nos marcamos fue minimizar los riesgos de lesión, ya que se habían producido varios casos de lesiones graves de rodilla. Las lesiones que hemos tenido este año han sido en su mayor parte problemas musculares y algunas como la de Eva, una de nuestras porteras, una fractura con gran dosis de mala suerte…

A nivel deportivo, además de competir todos y cada uno de los partidos, me había propuesto conseguir un número de puntos que a pesar de que aún no se ha logrado hay margen todavía para llegar, así que esperemos que se pueda conseguir…

De forma paralela otro objetivo, siempre en contacto con la dirección deportiva, ha sido trabajar en la construcción de un bloque competitivo de cara a la próxima temporada, con la mirada puesta en que el club consiga el ascenso a 1ª B a corto/medio plazo.

Las ausencias en pretemporada por trabajos, recuperaciones y estudios ya condicionaron el inicio de competición, ¿de qué manera las lesiones han afectado al desarrollo del equipo? ¿Cómo se supera el tener menos variables durante un partido?

Han sido pocos los partidos en los que hemos podido contar con todas las jugadoras de la primera plantilla o repetir un once inicial, sobre todo cuando el equipo venía con una buena racha a nivel de juego y resultados…

A veces hemos tenido que reestructurar situaciones sobre la marcha, ya fuese en la portería, por lesiones o sanciones… no obstante, todas las jugadoras que han ido participando en cada uno de los partidos han aportado el máximo, incluidas las jugadoras del filial.

En esas circunstancias y en un equipo como el Gijón, con la escuela detrás, ¿qué papel ha jugado la cantera? ¿Están preparadas para ese salto de regional a nacional?

El equipo filial está trabajando muy bien, si se mira más allá de los resultados… prueba de ello es el número de jugadoras con el que hemos ido contando y que ha debutado. Lo han hecho muy bien y han sumado como cualquier jugadora más de la primera plantilla. Para ellas tiene que ser una motivación extra el poder entrenar y disfrutar de minutos con el primer equipo.

¿Qué es lo más importante en una jugadora para que se adapte rápido al ritmo de la categoría?

Cuando suben a entrenar o vienen convocadas, además de hablar sobre lo que se espera de ellas, es fundamental darles confianza, que no se sientan pequeñas ni inferiores y animarlas en todo momento… todos cometemos errores, yo el primero, así que al final lo más importante es volver a levantarse y seguir intentándolo.

Como entrenador, ¿cuáles han sido las mayores dificultades que has afrontado? ¿Y las mayores recompensas?

Por encima de todo ver a una jugadora tuya que se lesiona de gravedad gritando entre lágrimas, en otros casos ha sido difícil entrar al vestuario al finalizar algún partido…

También echar la vista atrás y seguir dándole vueltas a partidos en los que hemos sido mejores que el rival o hemos hecho buenos partidos y en los que por diferentes motivos no nos hemos llevado premio, ya hubiesen sido los 3 puntos o al menos 1. A bote pronto podría recordar Valladares, Monte, Victoria FC y Sárdoma en casa y Victoria CF y Matamá fuera, por ejemplo…

Por otro lado, además de las mayor recompensa que es sumar de 3 y ver a las jugadoras felices y contentas, hay otra muy importante que es poder irnos de nuestro campo o de los campos rivales con la cabeza alta tras haber hecho un buen partido y haberlo dejado todo en el campo, ya que nos ayuda a seguir progresando como equipo, como fue el caso del pasado fin de semana ante el Oviedo.

El equipo ha marcado en cuatro de los últimos cinco partidos, sólo dejando el casillero de goles vacío ante el Dépor, ¿ha mejorado el equipo en la parcela ofensiva? ¿Hasta qué punto la confianza es importante a la hora de poder materializar?

El equipo sigue evolucionando y sumando confianza, tanto en la faceta defensiva como en la ofensiva. Sí que es verdad lo que comentas… al final las rachas existen. Creo que fue Valdano quien dijo: «el fútbol es un estado de ánimo»… cuando tienes confianza parece que todo te sale bien y todo va para dentro, pero cuando llevas varias jornadas sin marcar o con malos resultados, la portería rival parece que se hace más pequeña.

Lo que está claro es que una jugadora que tenga un nivel de confianza elevado siempre aporta más al equipo, ya sean a nivel goleador o a nivel de juego colectivo.

Ante el Oviedo el equipo se adelantó pronto, y pese al resultado abultado del final, plantó cara y se defendió, ¿qué lectura haces de ese encuentro?

Frente al Oviedo tanto en nuestro campo, como en el suyo, hemos hecho buenos partidos, si dejamos de lado el resultado final…

En su campo hace unos días el equipo salió valiente, jugándoles de tú a tú, presionando y tratando de robar lejos de nuestra portería, de esa forma nos adelantamos pronto, pero bueno, sabemos de la calidad del Oviedo y no nos duró mucho la alegría; tras el empate ellas se pusieron rápido por delante y aunque el equipo siguió creyendo y tuvimos el 2-2, al final su ritmo de juego acabó por asfixiarnos físicamente.

En cualquier caso el equipo dio la cara en todo momento, así que independientemente del resultado final, me fui contento y muy orgulloso de todas y cada una de las jugadoras del equipo.

¿Qué partido esperas que plantee el Victoria CF en La Cruz? ¿Cuáles son las opciones del Gijón después de haber perdido sólo 1-0 ante ellas en su casa?

Como cada partido que jugamos en la Cruz no saldremos a especular, nuestro objetivo es sumar los 3 puntos.

El Victoria CF es un equipo serio que me gustó en la primera vuelta, así que será un partido complicado.

Por otro lado esperamos que haya mucho público, ya que el Ceares juega derbi por la tarde y la afición ha quedado en la Cruz a las 12.00 h. para ver nuestro partido y luego irse a ver al Ceares. A ver si podemos brindarles una victoria en casa y que por la tarde se complete con otra del Ceares…

¿Qué es lo más ilusionante de esta etapa en la que te toca dar forma a un proyecto que mira ya al año que viene sabiendo que no hay que pelear la permanencia?

Aunque esta temporada no baja nadie, no creemos que el equipo hubiera tenido problema para salvarse, pero por otro lado saber que el equipo no se jugaba la permanencia, nos ha permitido trabajar con tranquilidad y siempre mirando de reojo a la siguiente temporada, ya que desde el club se está preparando ya la plantilla de cara a la próxima campaña, tratando de ir cerrar algunas incorporaciones.