Pablo Álvarez jugará en el Langreo, el Marino ficha a Pastor y el Avilés, a Berna

G. MARTÍNEZ / S. MENOR GIJÓN.

Mientras diferentes equipos de Segunda División B paralizaban las rotativas de los periódicos con acuerdos 'in extremis' para reforzar sus plantillas, bien por compras, bien por medio de cesiones, la representación asturiana en la categoría de bronce apenas se sobresaltaba. De hecho, ni el Real Oviedo, ni el Sporting B, ni el Lealtad movieron ficha en las últimas horas del mercado de fichajes.

La mayor noticia apareció a media tarde en Langreo con la confirmación del fichaje del exsportinguista Pablo Álvarez por el conjunto que entrena José Antonio Redondo. El ex del Sporting, pero también del Deportivo y Lugo, entre otros equipos, se venía entrenando con el Lealtad, tras su salida del conjunto gallego. Ayer, a media tarde, acudió a las oficinas del club y, poco después, ya participó en el entrenamiento en Ganzábal.

De esta manera, el Langreo cierra una plantilla integrada por 20 futbolistas (9 refuerzos y 11 que continúan de la campaña pasada).

Por su parte, el Lealtad, cuya última incorporación fue la del delantero Rubén Negredo, ha puesto 21 futbolistas a disposición del técnico Javi Rozada, pero sin sorpresas durante la jornada de ayer.

Sí hubo caras ayer tanto en el Marino como en el Avilés. El conjunto luanqués, hasta ayer con 21 integrantes, aumentó el grupo con un nuevo futbolista: Fran Pastor, que procede del Compostela. Es sub 23 y juega como interior derecho.

Y, en el Avilés, ayer se concretó la contratación de Berna, que procede de Ontinyent. De esta manera, Josu Urube tendrá a su disposición una plantilla de 20 jugadores (16 profesionales, 2 sub 23 y dos jugadores del filial).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos