«No dar de alta en la Seguridad Social es economía sumergida»

Miguel Cardenal, en  Madrid. /
Miguel Cardenal, en Madrid.

presidente del Consejo Superior de Deportes

EDUARDO ALONSOOviedo

El teléfono de Miguel Cardenal (Bilbao, 1968) no para de sonar. No trabaja las 24 horas del día, pero casi, según se desprende de su poblada agenda. Paso a paso, achicando el agua, al presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) le acechan conflictos que, asegura, «me dan la sensación que me hacen perder el tiempo». No obstante, rezuma una energía positiva en cada gesto y en cada frase que sale de su garganta, aunque, a la vez, recién aterrizado en Granada, carga contra la Federación del Principado de Asturias y, por consiguiente, contra su presidente Maximino Martínez, al que le achaca «un profundo desconocimiento por esta polémica tan artificial» como suspender la próxima jornada liguera.

No están siendo días sencillos para usted.

Me gustaría dedicar más tiempo a cosas útiles y productivas porque tenemos retos y desafíos por delante que requieren mucha atención y trabajo. A veces, con este tipo de polémicas, que no entiendo muy bien y que me parecen estériles, tengo la sensación de que perdemos el tiempo. Es lo que hay.

La polémica del fútbol se ha convertido en una gran bola de nieve, que crece y crece.

Yo mantengo la misma actitud. Lo tengo muy claro. Para mí no hay ningún tipo de situación distinta a la de cualquier otra actividad que tenemos en el Consejo Superior de Deportes o a la de cualquier otra federación. No voy a hacer ni consentir que se haga ningún tipo de problema institucional ni personal. Hablamos de la aplicación de las leyes y nos gustaría que quienes reciben los efectos de nuestras decisiones las entiendan. Y, si no, seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestras manos para que comprendan que España es un Estado de derecho que se rige por la aplicación de las leyes, sean más grandes o más pequeños, tengan mayor sueldo o menor, más poder o menos poder...

Le han colgado el cartel del 'malo' en esta película.

No tengo yo esa percepción. Sí que algunas de las actuaciones que se están llevando no las comparto, pero lo que puedo hacer es seguir con lo que he venido haciendo. Antes de Navidad, envié una carta a todos los presidentes de las federaciones autonómicas para invitarles al CSD. No aceptaron. Pero siempre tendrán las puertas abiertas para explicarles aquellas cosas que nosotros entendemos que son fáciles de comprender.

¿Qué le ha parecido la decisión adoptada por la Territorial asturiana de parar el fútbol, desde Tercera hacia abajo, este fin de semana?

Si entiendo que lo que confiere al Gobierno central o al CSD es la aplicación de las leyes laborales y de la Seguridad Social, me parece una pena muy grande, que, a mi juicio, revela una falta de conocimiento bastante notable. Es una norma de hace treinta años. Es muy difícil comprender por qué ahora les surge esa inquietud. Además, es una norma que se aplica a todos los sectores y a todas las realidades de la vida social de nuestro país. Es difícil, por no decir imposible, encontrar alguna razón por la que la Federación del Principado no quiere que se aplique.

Dicen que nunca se ha hecho hasta ahora.

Es falso que no se haya venido aplicando. Pueden encontrar numerosas resoluciones, casos... Por ejemplo, se pueden identificar ejemplos dentro del fútbol asturiano en los que se han concedido pensiones de invalidez. Además, futbolistas de Tercera han presentado demandas ante los juzgados de lo social y se les ha reconocido que mantenían una relación laboral. Por eso digo que es falso y me da pena el desconocimiento que encubre la postura de esta federación. En España sí se aplica.

Usted ha llegado a decir que «estatutariamente no hay nada que atribuya al presidente ni a su junta la facultad de parar la competición».

No conozco que entre las facultades con las que cuentan las personas que han hecho este anuncio se encuentre la de paralizar el fútbol.

Y también ha cargado duramente contra Maximino Martínez.

No quiero personalizar en su figura. Lo que ocurre es que decir que en España no se aplican las leyes... Le pediría que me dijera algún caso. Estamos en un Estado de derecho y nadie puede dejar de aplicar la ley.

¿Ha hablado con él?

Acudió en representación de la Federación Española en un caso reciente como el del enfrentamiento entre hinchas del Deportivo y el Atlético. Estuvo allí, con una actitud normal y no sacó estos temas.

¿Hay alguna posibilidad de que haya fútbol este fin de semana?

No soy quién para anticipar lo que puede ocurrir. Mi deseo es que reflexionen, que la manera de afrontar retos y dificultades en el fútbol aficionados no es transitar por el camino que han adoptado.

El presidente de la Territorial asegura que le entregó tiempo atrás un informe sobre la situación del fútbol y que probablemente usted lo habría tirado a la papelera.

Es falso. Lo recibí en mi despacho, lo que es poco frecuente. Lo hice porque tenía unos conocidos comunes que me lo pidieron y que me hablaron bien de él. Me dio un informe que estudié y yo le expuse allí mismo que no estaba de acuerdo con algunos de sus puntos de vista. Todos tenemos que tener la madurez para diferenciar entre que no te hagan caso y que no te den la razón. Tenemos que respetar a los demás aunque tengan puntos de vista distintos.

Respóndamente, sinceramente. ¿Hay margen para encontrar una solución?

Las soluciones las requieren los problemas y, si lo que se pretende identificar como un problema es la aplicación del Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Seguridad Social, no existe tal problema. Es implanteable que lo que se aplica en cualquier otro sector, como su periódico, una tienda de ultramarinos o un restaurante, no se aplique en la Federación del Principado.

¿Le preocupa un efecto llamada?

El fútbol territorial no es competencial del Consejo Superior de Deportes. Me preocuparía el deterioro de la imagen que puede producir el deporte ante la sociedad y que haya un sector que con lo que está pasando, como la grave crisis o el desempleo, pretenda que haya personas que no tengan la obligación de cotizar a la Seguridad Social. Sería un mensaje muy negativo para el deporte de nuestro país.

¿Acabarán desapareciendo estos clubes bajo estas obligaciones?

Es completamente falso. Si alguien no tiene dinero para pagar sueldos, no tiene que dar de alta a nadie. En cambio, si se le está pagando un sueldo, eso significa que tienen capacidad para ello y lo que tendrán que hacer es restar una pequeña cantidad para entregarla a la Seguridad Social y ajustarse al cumplimiento de la ley.

Los clubes creen que simplemente se busca aumentar el número de afiliados a la Seguridad Social...

Me da pena que se utilice ese argumento. No dar de alta en la Seguridad Social es economía sumergida. Y eso es algo que no podemos consentir ni estar de acuerdo. Nadie. La Seguridad Social desempeña un papel vital en la protección personal, sobre todo de aquellas personas con más necesidades. Este argumento revela la falta de argumentos consistentes para defender lo que se defiende.

¿El parón del fútbol asturiano está enraizado en su enfrentamiento con el presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar?

Esa afirmación demuestra desconocimiento. La decisión de ayudar a las entidades a regularizar su situación con la Seguridad Social no la ha adoptado en el CSD. Hace bastante tiempo, Inspección de Trabajo incluyó a la sociedad del deporte entre sus inspecciones, al igual que a la agricultura o cualquier otro sector. Los objetos de atención singular van rotando, son periódicos.

Pero la situación está enquistada.

No ha habido ni habrá nunca un conflicto con la Federación Española. Ayer recibimos información suya relativa a algunos de estos expedientes de reintegro. El trato va a seguir siendo el normal.

Y, bajo todas estas circunstancia. ¿le ve futuro a fútbol aficionado y de base?

Es una pregunta que requeriría una reflexión de calado. Creo que sí, pero no se puede pretender que el fútbol aficionado de hoy sea igual que el de hace cincuenta años. Es una de las cosas de las que conversé con Maximino. No se deja de ir a los estadios de regional preferente por las razones que él aduce. La vida ha cambiado. En aquel momento, no había televisión, ni se transmitían... Aquel fútbol era el principal entretenimiento del pueblo. Eso ha cambiado. Ahora hay otras opciones y posibilidades que se han abierto para el fútbol aficionado, que yo creo que está mejor. Tiene que aprovechar el momento. Hay más posibilidad que nunca para hacer deporte.

¿Qué le sugiere la imputación del presidente Josep María Bartomeu?

Respeto a la acción de la justicia y de los tribunales. No valoro si Bartomeu debe pedir disculpas. Sólo repito que la justicia tiene las máximas garantías e independencia. Es una cuestión que pertenece a una entidad privada que es un club y que tiene sus socios.

 

Fotos

Vídeos