Un marco tributario desigual permite a los clubes vascos y navarros fichar con ventaja

Athletic, Real Sociedad, Alavés, Eibar y Osasuna pagan casi la mitad de IRPF que sus rivales. Este año, al menos, se atenúan los privilegios impositivos

J. A. GARCÍA GIJÓN.

El Sporting podrá fichar este año sin más restricciones que aquellas que implican los márgenes económicos impuestos por la Liga de Fútbol Profesional, de acuerdo a los criterios que se contemplan para definir el tope salarial de cada club. Sin embargo, los rojiblancos, al igual que otros conjuntos de la máxima categoría, juegan en desventaja a la hora de contratar futbolistas. El motivo son los privilegios con los que cuentan los equipos del País Vasco, beneficiados por un concierto económico específico que les permite ahorrar a la hora de tributar. Además de los cuatro conjuntos de Euskadi hay que sumar a Osasuna, que cuenta con un marco impositivo muy similar gracias a la Hacienda Foral.

En la práctica esto significa que un club del País Vasco solo paga un 24% en impuestos a la hora de pagar a un jugador, frente al resto de clubes que, como el Sporting, está obligado a tributar el tipo máximo, un 46%. La diferencia es ostensible.

La pasada campaña, el Eibar, por ejemplo, contrató a un futbolista con una ficha cercana al millón de euros. Los azulgrana tuvieron que asumir el pago de 240.000 euros, mientras que si el Sporting hubiera contratado a ese jugador tendría que abonar 465.000 euros.

Los equipos vascos no hacen otra cosa que beneficiarse del marco tributario aprobado por el Parlamento autonómico para retener deportistas de élite, que exprime los márgenes que le concede estar fuera del régimen común de impuestos.

Salta a la vista de que esa coyuntura genera una competencia desleal entre los conjuntos que, supuestamente, compiten bajo las mismas normas. Para atenuar ese privilegio, ante las reiteradas quedas procedentes de distintos sectores, esta campaña entra en vigor una limitación que dejará menos margen de actuación a los equipos vascos y a Osasuna a la hora de hacer las contrataciones.

La diferencia tributaria de 22 puntos solo se haría efectiva hasta los 300.000 euros. A partir de esa cantidad, se igualaría la carga impositiva para todos los clubes. La modificación puede ser beneficioso para aquellos conjuntos que cierran operaciones de más calado. No es un alivio completo para otras entidades, como el Sporting, que se intuye peleará a la hora de confeccionar su plantilla con Eibar, Alavés u Osasuna por futbolistas que se pueden mover en esas cifras. Dicho de otra manera, contratar jugadores de la denominada clase-media (mercado en el que se mueven los gijoneses) seguirá siendo más fácil para los clubes vascos y navarros.