Se acaba la aventura copera para el Lealtad

Los maliayos caen derrotados ante el Bergantiños, que supo aprovechar la primera ocasión que tuvo

OPTA CARBALLO (LA CORUÑA).

El Lealtad fue eliminado de la Copa Federación al perder por 1-0 en Carballo, contra el Bergantiños -el partido de ida en Les Caleyes había finalizado con empate a un gol-. El único tanto del partido fue marcado por Diego, de cabeza, rematando un córner mediada la primera mitad. El Lealtad, pudo forzar la prórroga en los compases finales, pero el despeje de Bugui, rebotado en la espalda de Zucu, no llegó a puerta por poco.

El partido entre líderes de los grupos gallego y asturiano comenzó con dominio visitante. Era lógico, pues el empate sin goles perjudicaba al Lealtad. En ese control inicial, la escuadra 'negrilla' dio sensaciones de clarividencia ofensiva en una jugada por el centro, con un pase suave de Medori a Damián, que no pudo beneficiarse de su desmarque de ruptura al encontrarse a un Bugui atento. Un minuto más tarde, Medori vio adelantado al cancerbero local y estuvo a punto de sorprenderlo con una vaselina que rebotó en el palo.

Más adelante, una cesión sobre Bugui fue cogida ingenuamente por el meta al borde del área pequeña. Sin embargo, el tiro indirecto lo estrelló Damián contra la barrera.

El Bergantiños golpeó en su primera ocasión. Un córner lanzado por Losada lo cabeceó Diego, que sigue en estado de gracia, a las mallas. Con el tanto recibido el Lealtad perdió fuelle, se dividió más la posesión de la pelota y, el conjunto local, necesitado de menos pases para hacer daño, estuvo a punto de marcar otra vez con un centro de Rubén, desde la derecha, cabeceado fuera por Carro.

El Lealtad volvió a dar señales de vida más allá de la medular con un gran disparo lejano de Damián que Bugui, estirándose todo lo que pudo, consiguió desviar a córner.

Tras el paso por los vestuarios, el Bergantiños pudo sumar un nuevo tanto en un libre directo lateral que lanzó Losada al travesaño. Los dos primeros cambios de Samuel Baños no mejoraron el juego de su equipo.

El empate pudo producirse de la manera más absurda. Fue en un balón retrasado para Bugui. El meta esperó la presión de Zucu y, en su despeje, golpeó el cuero contra la espalda del atacante. El balón se quedó muy cerca del palo y después Johannesson, de espaldas a puerta, no supo orientarse cerca de la línea de fondo. Esa fue la última oportunidad maliaya antes de llegar al final de su aventura copera.

 

Fotos

Vídeos