Anquela: «Creo que es gol, el final ha sido bastante cruel»

Anquela considera que por empuje merecieron el empate, pero cree que fueron blandos y eso en el fútbol se paga

IVÁN ÁLVAREZ

Tras sufrir su primera derrota en un derbi asturiano, Juan Antonio Anquela analizó un duelo en el que considera que el Real Oviedo mereció «por cuestión de empuje» un empate que acarició con el gol anulado a Ibrahima. El entrenador azul, que cree que no hubo nada punible en esa jugada y calificó como «bastante cruel» el desenlace del encuentro, señaló que sus jugadores pagaron el peaje de mostrarse «excesivamente blandos» en la acción del gol del Sporting.

Más derbi

«He visto un balón dividido que pugna el defensa y el delantero. El árbitro había dado gol, pero en eso no entro. Creo que es gol. Hemos tenido la mala suerte de que no sea así», lamentó el técnico jienense, con el regusto amargo de haberse quedado a las puertas de darle una retribución a la afición oviedista, «a la gente que se ha tirado ocho horas para ver este partido». Un duelo que se rigió por el guión esperado por el técnico andaluz, con un rival que «se limitaba a replegar», por lo que otorgó la titularidad a Javi Muñoz en busca de mayor ritmo en la medular.

«En la primera parte no hemos pasado prácticamente ningún agobio. Lo teníamos relativamente bien controlado», expuso el técnico del conjunto carbayón, que echó en falta mayor contundencia de los suyos en la jugada que desembocó en la apertura del marcador. «Hemos sido excesivamente blandos y eso en el fútbol se paga», aseveró.

Anquela echó en falta mayor movilidad de su equipo con el balón durante la primera mitad y confesó que durante el descanso pidió a sus jugadores «que jugaran más fácil». Obligados «a remar» por ese gol de desventaja, el técnico azul movió el banquillo con un doble cambio para cambiar el contexto del choque y consiguió que los azules llegasen arriba «más por empuje que por claridad». «Por casta hemos estado ahí y creo que hemos hecho un gol en buena lid», remachó.

«Tenemos que seguir luchando. Ahora viene el partido del Dépor y vamos a ver si somos capaces de levantarnos. Hay que saber el porqué de las cosas», argumentó sobre el efecto anímico del tropiezo en el derbi, frente a un Sporting que ve como rival por el 'play off'. «Con la racha que tiene, está ahí para pelear. Como nosotros», expuso el jienense, que no ocultó que sus jugadores estaban «muy calientes» por la acción del gol anulado a Ibrahima. «Lo único que les he dicho es que teníamos que tranquilizarnos. Mañana (por hoy) a entrenar, a lavarnos las heridas y a levantarnos», proclamó el preparador andaluz, que no quiso ahondar en esa jugada, pero confesó que Ibrahima le dijo que fue «un choque normal».