Antiviolencia declara de alto riesgo el derbi asturiano

Carga policial /Joaquín Pañeda
Carga policial / Joaquín Pañeda

El Oviedo-Sporting, que se disputa el próximo sábado 17, volverá a activar un importante dispositivo de seguridad

J. B. GIJÓN.

No fue ninguna sorpresa. Como estaba previsto, la Comisión Antiviolencia, siguiendo el protocolo de actuación en este tipo de partidos, declaró el encuentro de la semana que viene en el Carlos Tartiere, entre el Oviedo y el Sporting, como partido de alto riesgo. La hoja de ruta para el dispositivo de seguridad ya se inició esta misma semana, con una reunión de todas las partes en la Delegación del Gobierno, que se repetirá la próxima semana, en los días previos a la cita, fijada para el sábado que viene a partir de las 20.45 horas.

Las fuerzas de seguridad ya extremaron las precauciones en las dos entregas del derbi asturiano de la pasada temporada, en las que hubo que lamentar los incidentes registrados en el partido disputado en la primera vuelta en El Molinón, con el lanzamiento de una botella al autocar del Oviedo, y el enfrentamiento que se registró entre un grupo de seguidores del Sporting y la Policía Nacional cuando llegaba el autocar del equipo que por aquel entonces entrenaba Paco Herrera.

El dispositivo se inició, en los dos partidos, en las horas previas a los enfrentamientos, según los términos establecidos en las reuniones previas. Los seguidores desplazados a El Molinón y, en la segunda vuelta, los sportinguistas que viajaron al Tartiere, lo hicieron en una caravana de autocares escoltada por la Policía Nacional durante todo el trayecto. En los dos estadios, fueron descendiendo los aficionados de forma ordenada, entre fuertes medidas de seguridad, y accediendo a la grada con bastante antelación para evitar situaciones de potencial riesgo. A la conclusión de ambos partidos, los seguidores visitantes aguardaron hasta que las gradas estuvieron vacías para repetir el proceso en dirección al autocar.

Otras medidas

Hubo otras medidas dispuestas en los partidos del año pasado, como el cacheo de los seguidores antes de acceder a los vehículos, la identificación y, durante todo el trayecto de los autocares, hubo policías de paisano, coordinados con otros cuerpos de seguridad, con una movilización más amplia de lo habitual. Incluso hubo personal situado en puentes y puntos muy estratégicos del viaje para prevenir cualquier situación de peligro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos