Un ascenso de récord en memoria de Hugo Suárez

Castañón pide a su equipo «más carácter» después de la mala imagen de Tuilla
Presidente, directivos, entrenador y capitanes lucen el colore granate en la sede del club. / OMAR ANTUÑA

El espíritu de Hugo Suárez, fallecido hace tres años, empuja al equipo siderúrgico

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

Este año, sí. Solo falta poner el sello para celebrar el ascenso del Llaranes a Regional Preferente. Con seis jornadas por disputar, el equipo siderúrgico tiene 16 de ventaja sobre el segundo clasificado, el Luarca, al que además gana el coeficiente particular. «Tendría que pasar una hecatombe deportiva para que no subamos, pero cuanto antes sea matemático, mejor».

Una frase repetida por el presidente del Llaranes CF, Gonzalo Peral, el entrenador, Jorge del Bosque, y los dos capitanes del equipo, Andrés y Peláez, cuando visitamos la sede social del club en los bajos del campo Juan Muro de Zaro. Un santuario plagado de hazañas balompédicas que el domingo puede vivir un ascenso muy deseado y, seguro, el más emotivo en la historia de este club en sus dos etapas.

Y es que la figura de Hugo Suárez, futbolista del Llaranes fallecido hace tres años cumplidos ayer en pleno partido en el campo Santo Domingo de Miranda, estará presente más que nunca en el corazón de sus compañeros, de un humilde club de barrio que se ha ganado un espacio en el fútbol avilesino.

El domingo tiene la primera de seis oportunidades de confirmar el salto de categoría. Necesita dos puntos y pretende sumarlos en un partido que tiene poco de fácil, ante el Gozón. Se disputa a las 12 y si el Llaranes gana, ya podrá dar rienda suelta a la fiesta, preparada para desembalar al final del partido. Si no sale la victoria habrá que esperar, quizás una semana, o hasta la tarde de este mismo domingo, cuando se haya jugado el partido entre La Fresneda y el Luarca, segundo clasificado.

En la sede del club siderúrgico nos desvelan algunos detalles, como la camiseta conmemorativa del ascenso, en la que Hugo es el referente. Lo demás se supone, mucha alegría, brindis a pie de campo, el inevitable paso por la ducha y visita a la Plaza Mayor. «La fiesta está prevista, pero asumiendo que el ascenso es muy probable, hay que respetar al rival. El Gozón lleva toda la temporada arriba y se juega puntos importantes en su objetivo de jugar la fase de ascenso. Va a ser complicado».

Jorge del Bosque, sobrino del exseleccionador español Vicente del Bosque, asume que «es una semana especial, muy señalada», en referencia al tercer aniversario del fallecimiento de Hugo, y la inevitable euforia por la cercanía del ascenso: «Todos estamos muy ilusionados por conseguirlo, dedicárselo a Hugo y a todas las personas que han trabajado con gran esfuerzo en el Llaranes. Vamos a intentar pensar solo en el partido, como llevamos haciendo toda la temporada, para ganar y dar una alegría a nuestra gente en casa».

Del Bosque, en su segunda etapa en el equipo, ha superado todas las expectativas: «Recuperamos jugadores importantes, pero no esperaba un rendimiento tan alto». Dos de sus buques insignia en el equipo, los capitanes Andrés y Peláez, con años de servicio en el Llaranes, reconocen que «es un momento especial, el club lleva tiempo trabajando muy bien y el ascenso es un premio, aunque primero hay que certificarlo».

Jugadores que sienten los colores de un club que los recompensa con primas por resultados, victorias en casa (15 euros), fuera (20) y empates a domicilio (10). «Este año batimos el récord», dice el presidente del Llaranes, que maneja 40.000 euros de presupuesto y cuenta con 300 socios. «Hay más gastos en Preferente, pero lo podremos asumir y no se nos van a subir los humos a la cabeza».

Más

Temas

Fútbol