El Astur supera al TSK Roces

Mario, del Astur, conduce la pelota ante Manu, del TSK Roces. /  A. PIÑA
Mario, del Astur, conduce la pelota ante Manu, del TSK Roces. / A. PIÑA

ARECES OVIEDO.

El Astur inaugura la segunda vuelta con una victoria en su fuedo por la mínima sobre el TSK Roces que supone tres puntos más, muy importantes para afianzarse en la zona templada de la clasificación.

1 ASTUR

0 TSK ROCES

Astur:
Borja; Dani, Mon, Juanín, Sinchi; Manu (Dennís, m. 83), Mario (Iván, m. 88), Laviana, Cris; Maksym (Cristian, m. 78) e Ibias (Turu, m. 63).
TSK Roces:
Nico; Reyero, Pérez (Zeus, m. 46), Juan, Manu; Jimmy, Miguélez, Barrera, Josín; Óscar y Aitor.
Gol:
1-0: minuto 45 (+1): Cris.
Árbitro:
González Cueto, de la Delegación de Avilés, que tuvo una aceptable actuación. Mostró la cartulina amarilla al local Ibias, y a los visitantes Jimmy y al reserva David.
Incidencias:
maña fresca y poco público en el Hermanos Llana.

El encuentro no fue demasiado vistoso y aburrió a los escasos espectadores que se dieron cita en las gradas del Hermanos Llana, dado que los dos conjuntos primaron las preocupaciones defensivas y las ocasiones de gol escasearon. Los porteros solo tuvieron que intervenir el algunas acciones a balón parado, en las que destacó el visitante Miguélez en lanzamientos de falta, pero no pudo sorprender a Borja.

En el minuto 37 se produjo la ocasión más clara para el TSK Roces, cuando Josín recogió el balón en el área pequeña y su remate salió demasiado alto.

El único tanto del partido llegó en la prolongación del primer periodo a raíz de un saque de esquina botado por Laviana. Cristian lo peinó en el primer palo y el esférico, tras pasearse por delante de la portería visitante sin que ningún defensa gijonés fuera capaz a despejarlo, acabó entrando por el segundo.

El tanto obligó a los hombres que entrena Florín a llevar la iniciativa en el segundo tiempo en busca de la igualada, pero la defensa del Astur se mostró contundente y supo contener las acciones ofensivas de su rival.

El dominio gijonés se hizo más intenso en la fase final del encuentro, en la que encerró a los ovetenses en su área y forzó el saque de multitud de córners, pero este dominio no se tradujo en ocasiones de peligro real que pusieran en apuros a Borja y tampoco los escasos contragolpes locales culminaron en oportunidades claras para marcar.

 

Fotos

Vídeos