Camello amarga la vuelta del Marino a Segunda B

Momento en el que los visitantes lograron el gol de la victoria en Miramar. /  TAREK
Momento en el que los visitantes lograron el gol de la victoria en Miramar. / TAREK

Un doblete, en cinco minutos, del delantero colchonero dejó sin premio la buena imagen ofrecida por los locales

F. J. ÁLVAREZLUANCO.

El Marino de Luanco no pudo comenzar con buen pie la temporada pese a dejar una buena imagen. El Atlético de Madrid B se aprovechó de dos despistes defensivos para llevarse los tres puntos de Miramar.

En la primer parte, el conjunto dirigido por Oli salió con buen pie al choque. Nada más comenzar, Luis Morán estrelló una volea en un defensa del Atlético B. No fue la única oportunidad de la que gozó el Marino porque un disparo de Saha demasiado cruzado volvió a avisar a los visitantes. El cuadro madrileño no se arrugó y respondió con un remate de Adrián Ferraras, que se estrelló en la parte exterior del poste de la portería local.

Fruto de su buen juego, el Marino, que fue un puñal por la banda izquierda con Luis Morán como principal protagonista, se adelantó en el marcador. El luanquín cedió el balón a César Suárez, que marcó un gran gol con un disparo raso al que nada pudo hacer Dos Santos.

Los luanquinos se mostraron cómodos e inquietaron a su rival con varias acciones de peligro. Supieron leer la primera parte para castigar el dominio del balón de los madrileños. Con el equipo asturiano por delante en el marcador se llegó al descanso. Un tiempo de reflexión que le sentó mejor a los visitantes.

Todo cambió en la segunda parte porque en el minuto 53 un buen centro de Mollejo lo aprovechó Camello, que se anticipó a Morilla para igualar la contienda. El delantero estuvo más rápido que el defensor para sellar el empate en Miramar.

El tanto espoleó al filial del Atlético. Cedric ejecutó una falta que se estrelló en la barrera antes de salir por la línea de fondo. Del saque de esquina nació el gol de la victoria de los madrileños. Tras una jugada ensayada, Camello firmó su segundo tanto de la tarde. Marcó a placer ante Porrón, que no pudo detener el disparo del delantero.

Los de Oli intentaron reaccionar con una falta de Guaya. Un mal despeje estuvo a punto de aprovecharlo Trabanco, que con un cabezazo buscó el empate, aunque el balón terminó en las manos de Dos Santos.

Tras rehacerse de los tantos visitantes, el Marino generó suficientes ocasiones de gol para igualar el choque. Mika desaprovechó una acción ante el portero rival. Un remate que desvió Dos Santos con su cuerpo.

Ya en el tiempo añadido, Luis Morán lanzó una falta por encima de la barrera con el mismo resultado. El meta colchonero evitó el peligro. Una acción que se repitió unos minutos más tarde, aunque en esta ocasión el balón se estrelló en la barrera.

Dos despistes dejaron al Marino sin premio. Por la imagen ofrecida y las jugadas de peligro creadas, los futbolistas de Oli merecieron más.