Chopa evita la debacle del Industrial

El capitán del Madalena de Morcín, Pablo Díaz, conduce el balón ante la presión del fabril Chopa. /  J. M. PARDO
El capitán del Madalena de Morcín, Pablo Díaz, conduce el balón ante la presión del fabril Chopa. / J. M. PARDO

Su gol en el último minuto sella un empate fabril que aporta un hilo de esperanza en su pulso por eludir el descenso ante el Madalena Morcín

ALBERTO LÓPEZ SANTA EULALIA DE MORCÍN.

Asomado al abismo durante casi media hora, el Gijón Industrial evitó la caída al precipicio de la regional preferente con un empate (1-1) agónico, sellado con un testarazo certero de Chopa a la salida de un córner en el último minuto del tiempo reglamentario. El punto rescatado otorga al conjunto fabril un hilo de esperanza para eludir el descenso en la última jornada.

Un final de trayecto de infarto en el que necesita una combinación ganadora de resultados. Su pequeña carambola de alivio pasa por el triunfo albigrana y un tropiezo de su rival de ayer contra el Universidad, ya desahuciado, o la derrota del Avilés en La Cruz ante el Ceares.

Ese temor a la debacle planeó ayer sobre Santa Eulalia, escenario de un pulso directo por alcanzar la permanencia que se plasmó en el juego desarrollado por ambos conjuntos. Impregnado de imprecisiones y con más brega que fluidez, la primera aproximación peligrosa llevó el sello fabril, con una falta lateral rematada por Chopa que atrapó Jano. En el décimo minuto, el equipo dirigido por Floro Junquera tuvo una oportunidad más clara para tomar ventaja. De nuevo a balón parado, Pablo Acebal, libre de marca, no pudo finalizar entre los tres palos una acción de estrategia. Se sacudieron los locales ese temor inicial y recién superada la media hora de partido, en un contragolpe trenzado entre Vila y Pibe, un pase interior del primero lo definió el máximo artillero de los morciniegos con un disparo desbaratado por Jesús Lastra con un paradón.

El choque se desniveló en la segunda mitad tras un saque de banda. El balón quedó muerto en el corazón del área y Manu lo aprovechó para inaugurar el marcador con un disparo cruzado. Se volcó entonces el Gijón Industrial en busca del empate, con más coraje que precisión. Con el reloj en su contra, cuando le amenazaba la tragedia, Chopa firmó la igualada. Un punto que da vida a los fabriles, a los que sonreiría el empate a puntos en la última jornada, por la diferencia de goles particular a su favor gracias a la contundente victoria (4-0) en el duelo de la primera vuelta en Santa Cruz y su triunfo en el Suárez Puerta (0-3) sobre el Avilés.