Derbi Sporting-Real Oviedo

Así llegan el Sporting y el Oviedo a un derbi planetario

GRÁFICO | Así llegan los equipos asturianos al esperado encuentro/E.CGráfico
GRÁFICO | Así llegan los equipos asturianos al esperado encuentro / E.C

Sporting y Oviedo llegan al derbi muy motivados en el momento definitivo para engancharse al 'play off'

EDUARDO ALONSO

Probablemente no hay enemigos más íntimos que el Sporting y el Real Oviedo. No se pueden ni ver. Solo les une la proximidad. Pocas veces dos clubes habían logrado elevar a tanta altura una rivalidad vecinal. Por eso, lo que se espera de nuevo en este cruce de rivales con estilos muy propios es suspense. Mucho suspense. El mazo ofensivo de los hombres de José Alberto López, un debutante en este tipo de partidos que ha devuelto la ilusión perdida con el anterior inquilino del banquillo y ha demostrado estar preparado para entrenar en cualquier escenario. Y el blindaje y la velocidad del grupo del veterano Juan Antonio Anquela, cuyo mensaje ha calado en la afición y que ha convencido a su parroquia de que todo es posible.

Porque los derbis, sean del tipo que sean, siempre ofrecen emociones fuertes y abren la puerta a situaciones poco habituales. Siempre han alcanzado cotas inimaginables. Por eso, el cartel del partido de esta noche (20.45 horas) en El Molinón, que presentará de largo la mejor entrada de la temporada (sobre los 25.000 aficionados, de ellos 1.200 llegados desde la ciudad vecina), evoca una vieja y ya tradicional rivalidad.

Más derbi

Lo que está prohibido para unos y otros es perder. A falta de doce jornadas para que finalice el campeonato, cada traspié puede resultar definitivo y doloroso. Más aún si enfrente el que noquea es el eterno rival. Hoy será, por tanto, una fiesta para que cada equipo se reivindique, para poner en aprietos al entrenador del banquillo vecino, para aumentar la competitividad y para engancharse a los objetivos fijados. Porque el Sporting (décimo, con 42 puntos) disparará uno de sus últimos cartuchos para agarrarse al 'play off' de ascenso, mientras que el Real Oviedo (octavo, con 47) querrá dejar de asomarse a los puestos que dan derecho a jugar por un billete para la Liga de las estrellas para hacerse definitivamente con la propiedad de uno de ellos.

José Alberto López nunca ha sido fijo en sus planteamientos, sino plural para interpretar el fútbol como lo siente. Y en eso todos están de acuerdo. Y a Juan Antonio Anquela, veterano en esto del fútbol, le gusta, como a su homólogo rojiblanco, mandar, no aguantar demasiado y tener el contragolpe como una opción segura. A estas alturas de la temporada son dos grupos reconocibles. Máquinas enfocadas a defender, conjuntos que tratan de levantar su edificios sobre el pilar de no encajar goles, pero muy rápidos a la contra y que cuentan con buenos 'soldados' para 'romper' la portería contraria.

El triunfo se lo llevará el Sporting, sostienen los aficionados rojiblancos, fiados a la sexta velocidad que manejan los hombres de José Alberto y convencidos de que el equipo acabará por rentabilizar el impulso tomado desde el aterrizaje del ovetense, una vez Rubén Baraja fue 'cortado' el pasado mes de noviembre. Será para el Real Oviedo, replican los oviedistas desde la prudencia y con el desahogo que da su holgada ventaja en la tabla de clasificación. Dos históricos frente a frente. Dos clásicos ilustres que esta noche disputarán un partido de emociones y contradicciones.

El partido lo jugaron ya José Alberto y Juan Antonio Anquela en sus ruedas de prensa del viernes. Lo jugarán Mariño, Champange, Cofie, Tejera, Alegría, Djurdjevic o Joselu esta noche. Pero el derbi ya comenzó a disputarse desde hace días. Las entradas, tanto en Gijón como en Oviedo, se agotaron más rápido que nunca y durante esta semana la gente, esa que también hace que este partido sea de uno los más importantes del país, ha competido en sus vidas diarias.

Rearme rojiblanco

Los jugadores del Sporting salieron el pasado fin de semana de Córdoba con una caja llena de confianza bajo el brazo. Pero no es ese el verdadero secreto del rearme del equipo de José Alberto, que ha ligado nueve puntos en las tres últimas jornadas. El técnico ovetense ha apostado por un equipo tipo y, pese a las bajas, parece haber encontrado la fórmula ideal. El Sporting ha dejado atrás su patente irregularidad y se ha estabilizado de nuevo con el fútbol sólido, en lo que ha tenido mucho que ver la irrupción de Álex Alegría.

El Sporting se siente reforzado para neutralizar los seis puntos de ventaja que le lleva el Mallorca, actualmente sexto clasificado (48 puntos), y espera con confianza su duelo con el Oviedo. José Alberto nunca ha sido amigo de tener un 'once' inicial fijo, pero sabe que es importante encontrar una base sólida cuanto antes, un esqueleto común. La autoestima reencontrada parece llevarlo a desafiar al Oviedo con el mismo dibujo y protagonistas de la última jornada.

Novedades en el once

El técnico rojiblanco cargará seguramente la máquina con la entrada de Cristian Salvador, tras cumplir su sanción, en el lugar de Nacho Méndez, para dotar, junto a Cofie, de mayor peso a la medular. Una novedad que no obligará a cambiar ese sistema del equipo con dos puntas (Djurdjevic y Álex Alegría) que tanto ha hecho valer en las últimas jornadas. La duda aparece en el costado tras la supuesta lesión de Carmona. El balear, titular indiscutible en el once rojiblanco, tiene muy complicado llegar a tiempo. Un problema muscular puede dejarle fuera del derbi y tocará al técnico ovetense buscar soluciones en el banquillo. Dos alternativas sobre la mesa. La presencia de un extremo puro como Traver o bien recolocar a Geraldes, cambiar a Molinero de banda e introducir el equipo a Canella.

El optimismo que reina en el seno de la plantilla del Oviedo, por su parte, supone una bocanada de aire fresco para un equipo que hará frente a su eterno rival con el que viene siendo su último once, con tres centrales (pendientes del estado físico de Carlos Hernández, con Forlín en la recámara), aunque Anquela tendrá que sopesar también si le conviene mantener a Viti en el lateral derecho, fijo en los últimos onces, o dar la titularidad a Diegui Johannesson. Folch y Tejera son piezas seguras en el centro, con Bárcenas y Berjón en las bandas y, probablemente, Joselu como el principal referente ofensivo.

A la espera de cómo maniobre cada técnico, de un Sporting-Oviedo en el foco solo cabe esperar una trama inquietante hasta el último momento.