«Será un domingo de ensueño»

Las jugadoras, preparadas para el derbi gijonés. / J. PETEIRO
Las jugadoras, preparadas para el derbi gijonés. / J. PETEIRO

EL COMERCIO reúne a cuatro de las jugadoras que protagonizarán el derbi del fútbol femenino gijonés en El Molinón

MARÍA SUÁREZ GIJÓN.

El Molinón, el estadio más antiguo de España, será el escenario de uno de los pasos más importantes del fútbol femenino hacia una realidad que tiene más de presente que de futuro. El próximo domingo (12 horas), el Gijón Fútbol Femenino y el Sporting pondrán el broche a la liga regular del campeonato de Segunda División femenina en un derbi local histórico. Las teyeras, que juegan de anfitrionas, y las rojiblancas han unido sus fuerzas para gritar bien fuerte a toda la sociedad, y al mundo del deporte, que el fútbol femenino ha llegado para quedarse.

Las puertas del campo al que da nombre desde su adiós 'El Brujo', Enrique Castro Quini, se abrirán para dar el lugar que se merecen las futbolistas gijonesas. Cuatro de esas protagonistas, dos veteranas y dos promesas de cada club, coinciden en destacar que será -pase lo que pase- «un domingo de ensueño».

La capitana del Sporting, Candy Fernández, tiene claro que partidos como el del domingo siguen derribando barreras en el fútbol femenino. «Siempre pensé que jugar en El Molinón era imposible. Ahora tenemos euforia y nervios por debutar en el estadio, pero dentro de un tiempo comprenderemos que hemos hecho historia», confiesa la defensa. La rojiblanca ve este logro como un reconocimiento al trabajo de las futbolistas, una continuación a su carrera de fondo 'rompiendo estereotipos'.

«Será ejemplar para las niñas, que tendrán los referentes femeninos que nosotras no tuvimos. Pero también para los niños, que verán que el femenino existe y no excluirán a sus compañeras en las pachangas», apuntó la veterana jugadora.

Ana Simón, 'Nani', defensa del Gijón Fútbol Femenino, señala que este avance debía haberse dado antes y que constituye un hito para cualquier jugadora. Para las que lo van a jugar y para las que no. «Es una alegría ver la progresión del fútbol femenino. Sobre todo porque prueba cuánto puede crecer con ayuda y visibilidad», matiza.

Nani, teyera desde 2008, nunca se imaginó protagonizando un partido así con el equipo en el que juega desde niña. La evolución de la sociedad, explica, aleja los tiempos en los que entrenadores descartaban 'guajas' por serlo. «Queda mucho por hacer, pero este paso educa en igualdad. La Escuela Mixta puesta en marcha con el Ceares es un ejemplo de ello», concluye la futbolista.

Cantera con futuro

De ambas canteras han salido jóvenes jugadoras como la internacional sub 16 y sub 17 Noe Fernández (Sporting) y la mediocentro debutante en Segunda Paula Arias (Gijón Fútbol Femenino). Las dos coinciden en que jugar en El Molinón es algo especial y recuerdan que este solo es el primer paso de muchos por los que se siguen trabajando.

Para ellas las posibilidades han sido más y mejores que para las veteranas, pero son igual de conscientes de lo importante que es dar a conocer el trabajo que hay detrás y crear referentes. Noe Fernández insiste en que jugar en un campo histórico es «un privilegio que debiera ser lo normal», y Arias señala que el del domingo será un partido a «recordar solo por lo que ha costado que se dé». Ser más jóvenes no las aleja de la realidad: el camino no ha sido fácil, El Molinón es sólo un paso más.