Duelo con la mirada en el horizonte

Manolo Sánchez Murias. /  PAÑEDA
Manolo Sánchez Murias. / PAÑEDA

Sin riesgos clasificatorios y con relevo en su portería, el Sporting B se enfrenta a la Gimnástica, que tras su descenso ya planifica el próximo curso

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

El Sporting B apura en El Malecón (18 horas) los últimos sorbos de una temporada que anhela concluir con un dulce regusto. Saciada su sequía invernal de triunfos con cinco victorias en las siete últimas jornadas, el joven conjunto gijonés afronta el último desplazamiento del curso con la meta de paladear otro triunfo ante la Gimnástica de Torrelavega para elevar su techo de puntos.

Con relevo obligado en la portería por la presencia con el primer equipo de Christian Joel tras la fractura de clavícula sufrida por Mariño, Javi Benítez recuperará la titularidad casi dos meses después para frenar a un equipo que busca un pequeño bálsamo tras consumar de forma matemática su descenso a Tercera la pasada semana en Ganzábal. «Es una oportunidad para resaltar el trabajo de todos los jugadores de esta plantilla que han merecido jugar muchos minutos y en algún momento no ha sido posible», señaló esta semana Manolo Sánchez Murias, que desde que el filial sportinguista abrochó la permanencia ha recordado la importancia de no levantar el pie del acelerador hasta el último metro de recorrido.

De menos a más en el segundo tramo liguero, los rojiblancos buscarán esta tarde mostrar su mejor versión y resarcirse de una mañana poco acertada el pasado domingo en Mareo frente al Tudelano. Un duelo en el que engrosaron su casillero con un punto gracias a ese callo competitivo que aspiran a seguir demostrando en Torrelavega, ante un rival que se le atragantó en el duelo de la primera vuelta y llega mermado a la cita. En una semana marcada por la salida de su director deportivo, 'Chalana', los cántabros no podrán contar con los sancionados Luis Alberto, Víctor y Cristian, mientras que una microrrotura en el adubctor envió a Camus a la enfermería, integrada por Nacho Rodríguez y Borja Docal por sendas roturas de ligamento cruzado.

El único lesionado de la plantilla rojiblanca es Mateo Arellano, que continúa con su largo proceso de recuperación y esta semana recibió una inyección de moral al realizar el entrenamiento regenerativo junto al resto de la plantilla. La vacante dejada por Christian Joel la ocupa Mateusz y los regresos de Bertín y Rubén Sánchez en detrimento de Sandoval y Zalaya encarnan las novedades de la convocatoria de Manolo, que ambiciona prolongar su pleno de triunfos a domicilio.