«Esperamos que sea el último partido sin Luis»

Luis Enrique. /  EFE
Luis Enrique. / EFE

RODRIGO ERRASTIMADRID.

Afirmar que España está medio clasificada para la Euro 2020, por mucho que tenga cinco puntos de ventaja respecto a sus perseguidores y se clasifiquen dos de cada grupo, es demasiado osado y no solo porque matemáticamente aún esté lejos. Esta misma selección necesitaba un solo punto en octubre para clasificarse para la final four de Liga de Naciones y no lo consiguió, mientras que falló en su bola extra en Zagreb.

Pese a los 12 puntos, la España de Luis Enrique, ausente por su grave problema familiar, sigue a mitad de camino en su construcción justo cuando este 12 de junio se cumple un año del terremoto originado por el fichaje de Lopetegui por el Real Madrid.

Sin el seleccionador presente desde hace tres meses en entrenamientos, partidos e incluso en las sesiones de trabajo del equipo técnico en Las Rozas, el equipo ha cumplido en sus compromisos clasificatorios. Lleva un pleno de triunfos en los primeros cuatro partidos de los diez de la fase de clasificación, aunque aún debe visitar los estadios de los tres rivales más complicados: Rumanía, Suecia y Noruega.

Llegar al verano tras conseguir seis puntos era un objetivo clave para un cuerpo técnico que insiste en su deseo de volver a tener a Luis Enrique con el grupo en Bucarest y Gijón: «Esperamos que sea la última vez en el banquillo sin él».