El filial oviedista echa el anzuelo en O Vao

Emilio Cañedo. /  ELOY ALONSO
Emilio Cañedo. / ELOY ALONSO

El técnico azul, Emilio Cañedo, recupera a Jorge Mier y podrá contar con Obeng para buscar ante el Coruxo su tercer triunfo a domicilio

CHEMA GONZÁLEZOVIEDO.

Tras la derrota del pasado domingo ante el Pontevedra, el Oviedo B se desplazó ayer a Galicia para enfrentarse al Coruxo esta tarde (18 horas) en O Vao. Junto a la ría de Vigo, el filial oviedista buscará su tercer encuentro a domicilio del curso.

Javi Rozada no ha convocado para el primer equipo a ningún futbolista del filial, por lo que Emilio Cañedo podrá volver a contar esta tarde con Obeng. Estará a su disposición también Jorge Mier, recuperado de su lesión, mientras que pierde a Steven, al que sus problemas musculares han enviado a la enfermería con Josín Martínez, Tarsi Aguado y Lorea. El gibraltareño De Barr, reclutado por el seleccionador de su país, es la quinta baja para un duelo arbitrado por el castellanoleonés Cueto Amigo, que a sus 27 años afronta su segunda temporada en la categoría. En ese contexto, el once inicial podría estar formado por Jaume Valens; Jorge Mier, Ugarte, Álex Sánchez, Pierre Cornud; Javi Mier, Róber Sierra; Viti, Riki, Roberto Alarcón y Obeng. Completan la convocatoria el guardameta suplente Berto, David Amez, Jero, Marcelo, Vanderson, Villacañas y Javi Cueto.

Cañedo proclamó que la condición de visitante de los oviedistas no alterará sus planes de tratar de llevar «el control del partido con la posesión de balón». Le aguarda un rival veterano, con nueve jugadores entrados inmersos en la treintena. Entre ellos, Jonathan Vila, que militó en el club azul de 2014 a 2017 y dejó su firma en el Tartiere con el primer gol carbayón en el regreso a la Liga de Fútbol Profesional.