Mariño: «Tenemos que salir desde el segundo uno a por ellos»

La gran ocasión para Mariño
Mariño, en el entrenamiento de ayer en El Molinón. / ARNALDO GARCÍA

J. BARRIO GIJÓN.

A Diego Mariño, uno de los futbolistas esenciales en este Sporting, nunca le ha tocado ganar contra el Real Oviedo. Tres derbis, en dos años, con una moneda de canto y otra mostrando la cruz. «Espero ganar el domingo», reconocía ayer el meta con un poso de ambición tras el entrenamiento a puerta cerrada en El Molinón. Y lo deseaba, entre otros motivos, sabedor de que sería el mejor ingrediente para el reenganche total del sportinguismo: «Para la afición puede ser ese empujoncito que le falta para terminar de creer en el equipo. Si lográsemos la victoria sería una inyección de moral tremenda para todos».

Sus esperanzas las depositó sobre el instante del Sporting, estadísticamente en el punto más alto de una gris temporada al conseguir en Córdoba su tercera victoria consecutiva. Lo imposible cuando el equipo viajó a Soria, perdido en la parte media-baja del tablón, hoy parece más cercano, a seis puntos del 'play off'. «Es el derbi en nuestra casa. Si queremos conseguir, pensar o soñar en cosas grandes, no se nos pueden escapar más puntos», soltó uno de los capitanes de la plantilla, elevando un grado más el mensaje del día anterior de Carmona.

Porque para Mariño ayer, el partido se vestía de ocasión mayúscula. Por ser el Oviedo, por recuperar el derbi en El Molinón, por el momento del equipo y por la tendencia alcista. «Es una oportunidad para todos y para acabar de creer en este equipo», repitió, preocupado por esa frágil conexión con el sportinguismo, con la mosca detrás de la oreja por el rendimiento tan irregular de los suyos. «Tenemos que salir desde el segundo uno a por el partido, a por ellos, no podemos guardarnos nada», recalcó. «Tienen que ser noventa minutos de intensidad en los que no podemos tener esas pequeñas lagunas. Desde el segundo uno, no podemos darles ni un respiro; tenemos que empujar y apretar», recitó con rotundidad, sin entrar a comparar esta edición del derbi con las tres precedentes.

Noticias relacionadas

Miró al Oviedo a la cara, como al resto de equipos de la categoría, asegurando que «no le vemos ni con más, ni con menos respeto, sino con el mismo que a otros rivales». Sí que entró de lleno a valorar las fortalezas del conjunto de Anquela. «Tiene muy claro a lo que juega. Es un equipo defensivamente muy fuerte, que siempre está bien ordenado y colocado, y que espera siempre a tu error para tratar de hacerte año», observó. En ese sentido, el meta gallego llamó su atención sobre las jugadas de estrategia, porque, enfatizó, «tienen buenos centradores y rematadores». De ahí que instara a los suyos a «no hacer muchas faltas cercanas al área, ni muchos saques de esquina». Todo sobre una premisa bien digerida: «En cualquier momento se puede decidir el partido».

Punto de inflexión

Una pregunta más allá, Mariño, que defenderá la portería del Sporting el domingo, protegiéndola de Saúl Berjón, Bárcenas, Joselu y compañía, volvió a lanzar un guiño a la afición y un reto a sus compañeros: «No sé si este partido puede ser un punto de inflexión, pero sí un encuentro en el que la gente termine de engancharse al equipo y de creer. Tener a la afición con nosotros es importantísimo porque sabemos lo que es El Molinón cuando está metido, cuando aprieta. Es un momento para acabar de creérnoslo».

Contra lo que se rebeló fue la tentación de dejarse embriagar por el ambiente que habrá en el estadio. «Sabemos que es un día más especial para la gente, pero nosotros tenemos que evadirnos de todo lo que envuelve el partido. No nos tiene que desviar nuestra atención», pidió el portero vigués, a la vez que agregó que «si estamos bien y hacemos el encuentro que queremos hacer tendremos muchas opciones de llevarnos la victoria». En cualquier caso, Mariño concedió que «tenemos que jugar con un poco más de responsabilidad porque para la gente no es un partido más», pero, reiteró, «lo de fuera es ruido y hay que evadirse para hacer el mismo trabajo que ante el Córdoba».

Más