El invicto Lealtad medirá sus fuerzas ante el Getafe B

Plantilla y cuerpo técnico del Lealtad, ayer, tras el entrenamiento. /  JOAQUÍN PAÑEDA
Plantilla y cuerpo técnico del Lealtad, ayer, tras el entrenamiento. / JOAQUÍN PAÑEDA

Suerte dispar para los asturianos. El Covadonga recibe al Bergantiños, el Marino viaja a Vitoria para enfrentarse al San Ignacio y el Caudal jugará ante el Unión Viera

Suerte dispar para los equipos asturianos que buscarán desde este fin de semana plaza en la categoría de bronce del fútbol español. El Lealtad dirimirá un duelo fraticida ante el filial del Getafe, campeón del grupo madrileño. El Marino, que va por el camino largo, arranca su andadura ante el San Ignacio. El peor viaje lo tiene el Caudal que tendrá que desplazarse a Las Islas para medir sus fuerzas ante el Unión Viera. Menos viaje le tocará al 'Cova' que se ha sido emparejado con el Bergantiños.

En su primer curso como entrenador Samuel Baños ha pulverizado todos los registros. Los 'negrillos' afrontan ante el Getafe B el último paso para regresar a Segunda B. El Lealtad, único equipo de España invicto en la liga regular, superando con 90 puntos el mejor registro de su historia, inicia en Les Caleyes la ida de la eliminatoria. Si superan el cruce, regresarán a Segunda B. «No me paro a pensar en lo que estamos haciendo. Solo pienso en el próximo encuentro», apunta Samuel que resta importancia a su influencia en su debut en los banquillos: «Somos un cuerpo técnico novato que disfruta con su trabajo. Para nosotros estar aquí ya es un premio. La receta es trabajo y humildad».

El 28 de abril de 2018, el Lealtad encajó una dura goleada (0-8) ante el Bilbao Athletic que confirmó la perdida de categoría. Solo cuatro jugadores continuaron en el club. En mitad del éxodo, con un panorama «de incertidumbre», Robert Martínez apostó por seguir. «Me han tratado con mucho cariño. Tenía una 'espina' clavada y quería devolverlo en el campo», afirma, antes de recordar las dificultades a las que se enfrentaron en pretemporada: «Muchos futbolistas no creyeron en el proyecto y no quisieron venir». El gijonés destaca la importancia del técnico que ha logrado «convencer a toda la plantilla de una idea de juego muy clara. Nuestro juego nunca depende del rival. Tenemos un estilo muy claro y eso es mérito y trabajo del entrenador».

A pesar de cosechar una temporada casi perfecta, el Lealtad estuvo obligado a sufrir hasta el final para hacerse con la primera posición, en una disputa durísima con el Marino que, finalmente, se decidió por un gol.

Hasta el último suspiro, el Marino se descabalgó de la pelea por el trono de Tercera. Finalmente, concluyó segundo. Una posición final que les garantiza una plaza para disputar las eliminatorias por el ascenso. La eliminatoria, la primera de las tres rondas, se iniciará en Vitoria ante el San Ignacio, cuarto del grupo IV. «El domingo fue un día duro, pero ya está olvidado. Desde la mañana siguiente ya estábamos pensando en el 'play off'. Estamos con mucha moral porque hemos hecho un 'temporadón' y vamos a por todas. Noto al equipo muy concienciado de la oportunidad que tenemos», advierte Oli, técnico del equipo luanquín. «Tenemos la cabeza en superar esta eliminatoria y después ya veremos. De momento nos fijamos en el primer partido», finaliza.

El Caudal, a Canarias

El Caudal deberá desplazarse a tierras canarias, concretamente a Las Palmas de Gran Canaria, para enfrentarse al Unión Viera, en el estadio Alfonso Silva, en el partido de ida de la primera eliminatoria de los 'play off'. «Lo de jugar primero en casa o fuera, la verdad que me da igual. No tengo preferencias», asegura el técnico Manolo Simón.

El ovetense considera que «el largo viaje es lo peor» y a eso se une que «no tendremos mucho tiempo para adaptarnos a las temperaturas de la zona». Sobre el rival, el club está tratando de recabar informes, pero tienen claro que «es un equipo muy ordenado, con buen juego posicional y que pelean cada acción».

El Caudal viajará con la intención de traerse algo positivo y poder sentenciar esta primera ronda en el choque de vuelta en casa. «Lo ideal sería ganar, no encajar y marcar, pero no será tan fácil. Hay que jugar y vamos a pelear», comenta.

El Covadonga, que disputará el segundo 'play off' de ascenso a Segunda B de su historia, pugnará con el segundo clasificado del grupo gallego, el Bergantiños.

El conjunto dirigido por Fermín Álvarez recibirá este domingo en el Juan Antonio Álvarez Rabanal a los coruñeses y contarán con el apoyo de su grada en el desenlace de la eliminatoria. «Para nosotros estar aquí es un orgullo. Ha sido una temporada por momentos algo irregular aunque terminamos lanzados e hicimos muchos puntos. Creo que llegamos en el mejor momento posible», considera el técnico. Fermín Álvarez reconoce que «no tenemos ninguna presión por pasar de ronda», pero avisa que «vamos a competir y no regalaremos nada a nadie. Tengo claro que el equipo estará preparado para afrontar la eliminatoria».