Fútbol

A la cárcel el exjugador del Athletic Jonan García por encabezar la trama de los amaños

Palacio de Justicia de Zafra, en cuyo Juzgado de Instrucción número 1 se investiga el caso. /V. CONEJO
Palacio de Justicia de Zafra, en cuyo Juzgado de Instrucción número 1 se investiga el caso. / V. CONEJO

El juez también envía a prisión a Iván Moreno, ex del Murcia y del Racing, quien colideraba la red que contaba con un famoso 'influencer' en internet que convencía a los jugadores 'on line'

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El juez instructor que investiga la presunta trama de amaños de partidos ordenó la tarde de este miércoles prisión incondicional para los exjugadores Jonan García e Iván Moreno, considerados dos de los detenidos con mayor participación en los presuntos hechos delictivos. Tras comparecer ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Zafra, el juez decretó prisión provisional sin fianza para ambos exfutbolistas. Jonan García, de 35 años, llegó a jugar en Primera División, en el Athletic, mientras que Iván Moreno, que el próximo lunes cumplirá 37, fue futbolista en Segunda, en las filas del Guadalajara, la Ponferradina, el Murcia y el Racing.

Tras prestar declaración, Jonan García e Iván Moreno fueron introducidos en un furgón policial para su traslado al centro penitenciario de Badajoz. Fuentes judiciales apuntaron que la decisión del juez responde a una posible prevención de un riesgo de fuga, reiteración de hechos o de destrucción de pruebas por parte de ambos exfutbolistas. Los otros tres arrestados que este miércoles pasaron por la misma sede judicial, y cuya identidad no trascendió, quedaron en libertad bajo fianza.

La trama de amaños de partidos desmantelada el pasado lunes se lucró con el dinero de miles, probablemente decenas de miles, de apostadores españoles on-line. Una suerte de estafa masiva en la que las víctimas nunca podrán reclamar ante los tribunales. ¿Su pecado? Fiarse (o dejarse manipular) de un famosísimo ‘tipster’, una suerte de ‘gurú’ de las apuestas que aconsejaba a través de todo tipo de redes sociales dónde, cómo y cuando apostar. Este ‘influencer’ de internet, como le describen los informes de la Policía Judicial y que ésta entre la treintena de detenidos de la ‘operación Pizarro’, era una pieza fundamental en la trama de amaños de partidos de la Segunda División B y de Tercera. Él era quien lograba hinchar las apuestas de pronósticos perdedores, llenando los bolsillos de los apostadores que habían hecho pronósticos imposibles y que, a priori, para el usuario medio estaban condenados al fracaso.

Sus consejos en la red -según relatan los informes de la Unidad contra los Delitos Especializados y Violentos (UDEV)- estaban encaminados a subir la proporción de ganancias con miles de jugadores ‘on line’ apostando por un lance que parecía ganador cuando en realidad todo estaba arreglado para que lo que parecía imposibles (o altamente improbable) pasara... desde un número desproporcionado de saques de esquina, a una cantidad demasiado grande de penaltis o, incluso, un número ingente de goles (algo que pasó en el Barça B 12-0 Eldense).

Todo era controlado por esta red, en la que un jugador de primera división -Jonan García, que llegó a jugar en Primera con el Athletic- y otro de segunda división, habían ‘fichado’ a ‘tiempo completo’ a cinco jugadores en activo para sus amaños de Segunda y Tercera y habían comprado las voluntades de otras dos docenas de futbolistas, además de a un árbitro (también detenido).

El colegiado -apuntan los informes policiales- es el que habría facilitado que se convirtieran en realidad algunas de las apuestas más arriesgadas y jugosas de la trama, incluidas goleadas «solo vistas en patio de colegio», en palabras de uno de los investigadores.

15 partidos esta campaña

La conocida como ‘trama de los córneres’ ha seguido en activo hasta el mismo día de su desarticulación, según los especialistas Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía Nacional. De acuerdo con los datos en poder de los investigadores, solo en la presente temporada habría amañado, al menos, 15 partidos, dos se Segunda División B y trece de tercera división, por campos de toda España. Hay encuentros en Madrid, Murcia, Extremadura, Asturias o diversos puntos de Andalucía.

Según los atestados, esta red estaría involucrada en la alteración de un total de 51 partidos en las temporadas 2015-16 (10 encuentros), 2016-17 (26 enfrentamientos) y la actual, 201718 (15 partidos). Según han revelado fuentes de la investigación, la Policía ha contado con la ayuda de los estudios de Fedebert, una asociación contra las apuestas ilegales. Los técnicos de este colectivo fueron los que clasificaron este más de medio centenar de encuentros como posibles amañados, al detectar tráficos especialmente intensos en unas apuestas que no deberían suscitar tanto interés. Y siempre desde casas de apuestas radicadas en China, donde el control de los ‘arreglos’ es muy laxo.Los investigadores apuntan a que los jugadores compinchados podrían haber cobrado entre 2.000 y 5.000 euros por encuentro, al margen de lo que ellos mismos podrían ganar apostando on line en casas chinas a través de allegados en el número de córneres o penaltis.

Entre tanto, laLiga emitió este lunes un comunicado en el que afirmó que «los sistemas de protección de integridad» creados por ella misma «con el fin de proteger la limpieza de todas las competiciones del fútbol español han sido determinantes en la detección y denuncia de partidos presuntamente manipulados».

Según los atestados, esta red, que entre otros dirigía el exfutbolista de primera Jonan García, estaría involucrada en la alteración de un total de 51 partidos en las temporadas 2015-2016 (10 encuentros) , 2016-2017 (26 partidos) y la actual, 2017-2018 (15 enfrentamientos).

Los informes de la denominada ‘operación pizarro’ señalan a una veintena de jugadores de las categorías inferiores del futbol español, además de varios familiares y un árbitro. La mayoría de los implicados están relacionados con las federaciones murcianas y extremeñas.

Según han revelado fuentes de la investigación, la Policía ha contado con la ayuda de los estudios de Fedebert, una asociación contra las apuestas ilegales. Los técnicos de este colectivo fueron los que clasificaron este más de medio centenar de encuentros como posibles amañados, al detectar tráficos especialmente intensos en unas apuestas que no deberían suscitar tanto interés.

Los investigadores apuntan a que los jugadores compinchados podrían haber cobrado entre 2.000 y 5.000 euros por encuentro, al margen de lo que ellos mismos podrían ganar apostando on line en casas chinas a través de allegados en lances como el número de córneres o penaltis.

 

Fotos

Vídeos