El Langreo rompe su maleficio en Vizcaya

El Langreo rompe su maleficio en Vizcaya

El partido comenzó con muchos bríos, sobre todo por parte del Gernika, aunque el equipo asturiano no rehusó la pelea

Por fin los hombres de Hernán Pérez lograron puntuar en tierras vizcaínas tras acumular cuatro derrotas en esta provincia en otras tantas visitas. En Gernika y ante un equipo situado en la zona peligrosa de la clasificación, los asturianos se adelantaron en la primera mitad por mediación de Allyson pero fueron incapaces de mantener su renta ante un Gernika superior sobre todo en la última media hora en la que Aimar puso cierta justicia en el marcador a lo visto sobre el césped.

El partido comenzó con muchos bríos, sobre todo por parte del Gernika pero el Langreo no rehusó la pelea y aprovechó su única oportunidad del primer período para variar el empate inicial. El buen movimiento de Sergio Ríos tras un saque de banda le permitió a asistir a Allyson que casi en área pequeña colocó un prometedor 0-1. A pesar del gol los vizcaínos llevaban claramente la iniciativa aunque tampoco creaban excesivo peligro real. Una excelente intervención del cancerbero Adrián Torre, que volvía a la titularidad varias jornadas después, a remate a bocajarro de Abaroa al cumplirse justo el primer cuarto de hora fue lo más reseñable hasta entonces.

1 Gernika

Garrantxo, Kevin, Ander Larrucea (Arnaez m.56), Koldo, Aimar, Lander (Etxabe m.82), Enziondo, Gorka Larrucea, Pradera, Abaroa y Parra (Santamaría m.72).

1 Langreo

Adrián Torre, Cristian, Dani López, Alain, Álvaro, Samba, Dani Ábalo (Cabranes m.83), Héctor Nespral, David González (Zubiri m.72), Ríos y Allyson (Aimar m.79).

Árbitro:
Pol Godía Solé (colegio catalán). Mostró tarjeta amarilla a los locales Ander Larrucea, Aimar y Etxabe y a los visitantes Samba, Dani López, Héctor, Alain, Cabranes y Cristian.
Incidencias:
Urbieta. 900 espectadores.
Goles:
0-1, m.10: Allyson. 1-1, m.65: Aimar.

De ahí hasta el descanso hubo muchos minutos sin apenas variaciones en una dinámica donde el Langreo defendía con bastante acierto cerca de su área. Solo un gol anulado por fuera de juego a Enziondo y un disparo del propio jugador cerca de la escuadra rompieron la monotonía que tanto favorecía los intereses de los asturianos.

Tras el paso por vestuarios se prolongó la iniciativa de momento estéril del conjunto local. El Langreo seguía infranqueable, incluso al cumplirse la hora de encuentro un disparo desde la media luna de Allyson rozó el 0-0 pero la mano derecha de Garrantxo evitó un gol cantado. A partir de entonces el Gernika metió una marcha más y en una segunda jugada tras saque de esquina el central Aimar con la testa adelantándose a su defensor puso las tablas en Urbieta. Casi a renglón seguido Parra, también de cabeza, pudo certificar la remontada ante un conjunto asturiano demasiado conformista y ahora algo desconcertado pero rápidamente y más con los cambios ciertamente defensivos de su técnico, recuperó de alguna forma la figura.

En el tramo final aún hubo tiempo para un último arreón del Gernika con un paradón de Adrián Torre en un buen disparo de Arnaez. El Langreo pedía ya prácticamente la hora, muy embotellado cerca de su área.