Jornada 1

Mestalla se convierte en la pesadilla de Cristiano

Cristiano, tras ser expulsado./AGENCIAS
Cristiano, tras ser expulsado. / AGENCIAS

El luso volvía a la Champions con la intención de reivindicarse tras su salida del Madrid y acabó llorando desconsolado tras ser expulsado

JACOBO CASTROMadrid

Era su noche. Volvía a su competición. A ese torneo que como dijo en Kiev «podría llamarse CR7 Champions League». En el primer partido hacia ese reto imposible de igualar a Gento con seis títulos. Tenía ganas. Se le veía resoplar mientras el himno de la Liga de Campeones retumbaba en Mestalla. Además volvía a España, ese país del que se había ido hace unos meses por la puerta de atrás tras nueve años en el Real Madrid, para enfrentarse a uno de sus rivales favoritos, el Valencia. La afición le pitaba, como a él le gusta. El contexto era perfecto para reivindicarse. Sin embargo, un partido que prometía ser soñado acabó tornándose en pesadilla.

Cristiano Ronaldo fue expulsado en Mestalla. Un forcejeo con Murillo que terminó con el luso tocando la cabeza del central valencianista en el suelo fue interpretado como agresión por el árbitro de fondo, que avisó al alemán Felix Brych para que mostrase la roja al portugués. El colegiado no dudó y desencadenó el huracán Cristiano. Una reacción como nunca antes se había visto. Un llanto desconsolado, golpes contra el suelo, quejas, gestos de incredulidad y una frase que no paraba repetir: «Yo no he hecho nada».

Fue lo último que se vio de Cristiano en un partido donde jugó 30 minutos y en el que, pese a no haber tenido claras oportunidades, había estado a buen nivel, llegando a dejar en bandeja un gol a Mandzukic, que terminó enviando el balón por encima de la portería. Finalmente la Juve no notó su ausencia, ya que acabó venciendo sin problemas al Valencia con dos penaltis que, seguramente, hubiese tirado Cristiano de estar en el campo.

Fue su primera expulsión en la Champions tras más de 100 partidos en la competición. La undécima de su carrera, la primera en la Juve. Sin embargo, viendo su reacción, pudo haber sido la más dolorosa. Cristiano afronta esta temporada con el objetivo de demostrar que él era la clave del reinado del Madrid en la Liga de Campeones y no al revés. De convencer a todo el mundo, sobre todo a los madridistas, que se equivocaron en dejarlo marchar. Sin embargo, el buen momento del Madrid y el sentir que nadie le echa de menos en la capital de España, parece haber creado un estado de nervios en el luso. Lo demostró en Montecarlo, no acudiendo a los premios de la UEFA donde se premiaba a Modric como mejor jugador de Europa. A ello se sumó este miércoles la exhibición de Messi el día anterior con el PSV. Cuando Felix Brych levantó la tarjeta roja, a Cristiano se le presentaron todos sus fantasmas.

Su hermana, muy crítica en Instagram

La hermana del luso, Katia Aveiro, se mostró muy enfadada en Instagram con la expulsión de Cristiano. «Quieren hundirte y no lo van a conseguir» escribió la portuguesa junto a una foto del '7' de la Juventus. Posteriormente publicó otros dos textos con las frases «Vergüenza del fútbol, eres grande hermano» y «Estas lágrimas van a pagarlas caro».

 

Fotos

Vídeos