Jornada 4

El Sevilla sobrevive a sí mismo

Banega celebra con Sarabia el gol que le dio la victoria al Sevilla. /Murad Sezer (Reuters)
Banega celebra con Sarabia el gol que le dio la victoria al Sevilla. / Murad Sezer (Reuters)

La expulsión de Sergi Gómez en la segunda mitad dejó a sus compañeros a merced de un equipo turco que supo aprovechar su oportunidad con el empate hasta el tanto de penalti en el tramo final de Banega

LUIS F. GAGOSevilla

Cerca de la gran hecatombe estuvo el Sevilla en Turquía. El cuadro hispalense fue incapaz de superar al Akhisar en una segunda mitad desastrosa hasta que Banega, desde el punto de penalti, logró llevar los tres puntos a la capital del Guadalquivir. Igual que le ocurriera al Sevilla ante el Krasnodar, los locales remontaron un 0-2 tras una expulsión absurda de Sergi Gómez y muchas indecisiones en una muy mala defensa hispalense. Necesitaban los sevillistas ganar como visitante tras aquella derrota en territorio ruso hace un mes que se dio casi con los mismos hombres que en la noche del jueves corrían frente al Akhisar. La diferencia en esta ocasión fue que Banega cogió el timón del equipo desde el inicio intentando dosificarse porque, él sí, es uno de los mejores de la plantilla y el que más está jugando en la presente temporada.

No quería sustos innecesarios y a partir del primer minuto Machín exigió a su equipo salir a presionar, sobre todo sabiendo ya que el equipo turco estaba varios niveles por debajo incluso del equipo B que sacó el técnico soriano. El primero que hizo caso a las instrucciones del entrenador sevillista fue Nolito. A los doce minutos marcó el primero de la tarde-noche el sanluqueño tras un pase de Muriel.

Una vez abierta la lata tocaba no confiarse y finiquitar el duelo por la vía rápida. Buscó el Sevilla con la velocidad de Promes y el propio Muriel atacar las debilidades defensivas del Akhisar, empero se encontraban con un muro difícil de penetrar porque los locales se negaban a rectificar su forma de jugar pese a ir perdiendo.

2 Akhisar

Lukac, Vrsajevic, Miguel Lopes, Osmanpasa (Keles, min. 49), Vural, Ataseven (Ayik, min. 74), Çeviker, Sissoko, Barbosa (Kisa, min. 88), Josué y Elvis Manu.

3 Sevilla

Vaclik, Gnagnon, Amadou, Sergi Gómez, Aleix Vidal, Nolito (Roque Mesa, min. 64), Banega, Vázquez, Escudero, Muriel (Sarabia, min. 74) y Promes (Carriço, min. 88).

Goles:
0-1: min. 12, Nolito. 0-2: min. 38, Muriel. 1-2: min. 52, Manu. 2-2: min. 78, Ayik. 2-3: min. 87, Banega, de penalti.
Árbitro:
Benoit Millot (Francés). Amonestó con tarjeta amarilla a Vural, Vázquez, Josué, Promes. Expulsó por doble cartulina a Sergi Gómez.
ncidencias:
Partido de la cuarta jornada en el Grupo J de la Liga Europa disputado en el Akhisar Estadyumu ante unos 8.000 espectadores, entre ellos medio centenar de aficionados sevillistas. Césped en perfecto estado.

Con paciencia los nervionenses trataron de no hundirse en la depresión del juego pasivo que proponía su contrincante. De esa tranquilidad llegó el segundo tanto antes del descanso, obra de Muriel. Aunque más de medio gol hay que dárselo a Promes, que hizo una jugada relámpago dentro del área para ceder, demostrando su falta de ambición goleadora, a placer al delantero colombiano.

Pájara

Para la segunda mitad, quiso Machín sentarse un tiempo. Pero no le fue posible por la pájara que le entró a sus defensas en la reanudación. Primero fue Amadou el que quedó retratado ante el delantero de los turcos, Elvis Manu. El veloz ariete acortó distancias con demasiada facilidad, demostrando que la zaga sevillista está más cercana a la Segunda división que a la Primera. Después Sergi Gómez completó el circo defensivo haciendo un absurdo penalti sobre el goleador turco que demostró ser un quebradero de cabeza. Además el central, fichado este verano procedente del Celta de Vigo, vio la segunda amarilla y dejó a los suyos con diez más de media hora. Un poco de fortuna se alió con los andaluces, ya que Vural lanzó al palo desde los once metros, aunque ello no desanimó al equipo que, empujado por un público encolerizado, se fue en busca del empate. Las tablas llegaron a falta de diez minutos, aunque se veían venir desde mucho antes. Los sevillistas se echaron atrás buscando refugiarse en la soledad de la defensa y terminaron claudicando con un tanto del recién incorporado Ayik.

Sólo un nuevo penalti, esta vez en la balanza a favor de los rojiblancos, casi en el final del encuentro, dio aire al Sevilla. 'Mudo' Vázquez, capitán general, lo provocó y Banega, comandante en jefe, lo transformó con la calidad con que sólo el argentino sabe hacerlo. Un 2-3 que coloca al equipo en buena posición para la clasificación, aunque con sensaciones muy malas. Demostró el cuadro andaluz en Turquía que no tiene fondo de banquillo y que Machín tiene un serio problema sin sus titulares. Toca esperar al mercado de invierno. Caparrós tiene trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos