TERCERA DIVISIÓN

Lucha por la corona de la Tercera asturiana a puro gol

Lucha por la corona de la Tercera asturiana a puro gol
J. P.

El Lealtad, con los mismos puntos que el Marino y una diana de renta, defiende su liderato ante el Llanera en Les Caleyes | En la pugna por eludir el descenso, el Gijón Industrial necesita un tropiezo del Madalena de Morcín para evitar la caída a preferente

I. ÁLVAREZ GIJÓN.

Dos aspirantes al mismo trono en una batalla final entregada a la artillería. El Lealtad y el Marino enfilan el último asalto del combate por la corona de la Tercera asturiana con las espadas en todo lo alto, empatados a puntos y con tablas en sus dos confrontaciones directas esta temporada, solo distanciados por una diana de ventaja para los maliayos en la diferencia de goles, un factor de capital importancia para dirimir la identidad del campeón en una lucha por el título comprimida al máximo.

« Llevamos una trayectoria buenísima. Somos primerizos, hay jugadores que tienen muy poca experiencia y al principio fue dificilísimo todo. Esto para nosotros es un premio y si lo podemos rematar el domingo sería impresionante», expone Samuel Baños, que en la temporada de su estreno al frente del conjunto de Villaviciosa no conoce la derrota en el campeonato liguero. Un recorrido inmaculado que podría no ser suficiente para cantar el alirón este fin de semana en Les Caleyes, debido a la firme persecución del Marino, que ha cogido velocidad de crucero con un póquer de triunfos y catorce goles anotados en sus cuatro últimos duelos.

«Desde hace dos meses dije en el vestuario que había que arañar puntos y también goles, que había que ganar y ganar con contundencia. Es una exigencia grande la que les he marcado en la segunda vuelta y el equipo ha respondido», expone Oli, entrenador de un conjunto luanquín que ha encadenado veinticuatro jornadas invicto. «El equipo llega muy bien al tramo final de temporada. Tenemos a Fassani enchufadísimo, a Álvaro, a Álex Arias y a Luis Morán, que son jugadores que en los últimos 30 metros marcan diferencias. Han llegado con la mira bien afinada y es importante para el final», señala el técnico ovetense, consciente de que su equipo necesitará pegada para superar en el duelo contra el Praviano la ventaja que el Lealtad obtenga en su choque frente al Llanera.

«Tenemos que ganar e intentar mantener esa diferencia del gol favorable que tenemos», indica Samuel, consciente de que deben exprimir su pegada porque los marinistas les superan en goles anotados y ese sería el criterio de desempate en un contexto de igualdad total al final del campeonato. «Los números del equipo son extraordinarios, pero teniendo en cuenta también la trayectoria del Lealtad ha sido complicado llegar hasta donde hemos llegado. Ahora queremos rematar», asegura Oli, que considera que «cualquiera de los dos será un digno campeón y subcampeón» en una campaña en la que luanquinos y maliayos han pulverizado marcas.

Con cuatro jornadas de antelación, el equipo dirigido por Samuel Baños superó el registro más alto de puntuación en la historia del club de Les Caleyes, mientras que los de Oli, mejores locales este curso, han conseguido el récord de victorias de la entidad marinista a falta del último choque ante el Praviano, que llega a Miramar con los deberes hechos. «Las tensiones son diferentes. Sabemos que no se juega nada, pero esto es competición y tenemos que competir en las circunstancias que nos toquen», indica el técnico del Lealtad, que tendrá que superar al Llanera, un aspirante al cuarteto de cabeza en una lucha a tres bandas en la que parten en posición de desventaja respecto a Covadonga y Caudal.

«No nos podemos parar en cosas que nos resten energía o pensar en lo que pudo haber sido y no fue», afirma Samuel, que busca el broche a una excelente temporada con esa primera plaza para. «Nos queda el empujón final», proclama Oli sobre un última jornada de infarto en las dos partes de la tabla.

Como en el pulso por el primer puesto, el Gijón Industrial y el Madalena de Morcín se mirarán de reojo para eludir el descenso. Los fabriles, con un punto menos, necesitan un tropiezo morciniego para evitar la caída a regional preferente.

Temas

Fútbol