Mundial Femenino de Francia

Lucía García brilla pese a la derrota de España

La jugadora asturiana Lucía García, que salió en el segundo período, pelea por el balón con la alemana Verena Schweers./EFE
La jugadora asturiana Lucía García, que salió en el segundo período, pelea por el balón con la alemana Verena Schweers. / EFE

La asturiana puso electricidad en la segunda parte, en la que fue una pesadilla para las defensoras germanas

JAVIER VARELA

Avisaba Jorge Vilda en la previa del partido que los detalles serían los que decidieran el choque y así fue. Aunque más que un detalle fue un malentendido entre Sandra Paños y Marta Torrejón, que no supieron despejar un balón a un metro de la portería. Fue la única ocasión clara de una Alemania que demostró mucho respeto a la Selección Española y que, quizá, no mereció llevarse los tres puntos, que además le conceden la clasificación para los octavos de final. España tendrá que reponerse, mirar de reojo lo que hacen hoy Sudáfrica y China y ganar a las asiáticas en la última jornada para pasar a la siguiente fase.

'La Roja' saltó al campo sin complejos y dispuesta a tutear durante muchos minutos a la todopoderosa Alemania. Las germanas se mostraban indecisas y huérfanas en el centro del campo ante la baja de Dzsenifer Marozsán, su gran estrella. Bajo una cortina de lluvia, España impuso su juego, su calidad y llegó incluso a gustarse ante una Alemania timorata y con incluso temor a las españolas. Nahikari, una de las novedades de Jorge Vilda en el once titular, tuvo la primera ocasión tras un pase largo de Virginia Torrecilla que no supo despejar Marina Hegering, pero que la delantera de la Real Sociedad no acertó en la definición.

La Selección Española era dueña del balón, con una dosis de verticalidad más controlada que ante Sudáfrica y con la cautela que obliga tener enfrente a una potencia mundial. España, liderada por Virginia Torrecilla y Silvia Meseguer, tocaba a placer y movía el balón buscando los huecos de una Alemania más retrasada de lo habitual. Nahikari, otra vez, tuvo el 0-1 en un mano a mano ante Schult –tras una perfecta asistencia de Jennifer Hermoso–, pero, como a los cinco minutos, la joven delantera definió de modo erróneo. España finalizada todas las jugadas pero sin acierto. En un combate de boxeo, España iría ganando a los puntos, pero en el ring y en el fútbol, lo que da las victorias es la pegada.

Y Alemania demostró tenerla en la primera opción que dispuso al borde del descanso. Una buena jugada combinativa de las germanas terminó con un centro lateral que cabeceó Popp para que Sandra Paños se luciera, pero su rechace quedó muerto y ni la portera española ni la capitana Marta Torrejón despejaron el balón. Daebrit, más viva, empujó el esférico al fondo de la portería mientras las dos españolas se miraban con gesto de incredulidad. Alemania encontró el premio con quince minutos de fútbol sencillo que le bastaron para acercarse a la portería española.

El momento de la allerana

El encuentro se le había puesto perfecto a Alemania ante una España obligada a tomar riesgos. Así lo entendió Vilda, que movió ficha y dio entrada a la asturiana Lucía García buscando que revolucionara el partido como ante Sudáfrica. Ylo hizo. La allerana puso electricidad al partido. Lo intentó todo y ofreció más profundidad y su lucha habitual. Fue una pesadilla para las defensoras alemanas, pero sin puntería.

España se plantaba en la portería alemana con más profundidad, pero con la misma falta de puntería. La Selección había perdido la claridad de la primera parte en ataque y el balón apenas pasaba por el centro del campo. Los minutos pasaban y las españolas buscaban con desesperación a Hermoso, como si esperaran que la delantera se sacara una genialidad de la chistera. Pero tampoco tenía el día de la '10' de 'La Roja'. España cayó con honor, sin merecerlo y plantando cara a una Alemania que está dejando muchas dudas en este arranque de Mundial, pese a sus 6 puntos.