Manolo Sánchez toma el mando

Manolo Sánchez celebró una charla con los futbolistas en su primer entrenamiento como técnico del filial. /  R. S. G.
Manolo Sánchez celebró una charla con los futbolistas en su primer entrenamiento como técnico del filial. / R. S. G.

El director de fútbol base sustituye a Isma Piñera al frente del Sporting BEl club ha optado por el técnico gijonés, que participó en la confección de la plantilla, para rescatar al filial rojiblanco y conseguir la salvación

JOSÉ A. GARCÍA GIJÓN.

Manolo Sánchez Murias sustituye a Isma Piñera en el banquillo del Sporting B. El nombramiento, avanzado en la edición digital de EL COMERCIO ayer por la mañana, responde al deseo del club de trastocar lo menos posible el actual organigrama de Mareo, descartando por tanto mover piezas como ya ocurrió cuando el propio Isma Piñera accedió al cargo en sustitución cuando José Alberto promocionó al primer equipo.

Los nombres de Sergio Sánchez y Caco Morán, técnicos de los dos equipos juveniles (División de Honor y Liga Nacional, respectivamente) estaba sobre la mesa de la Dirección Deportiva. Sin embargo, se ha optado por la experiencia de Manolo Sánchez Murias. El técnico gijonés, que mantendrá los mismos auxiliares que tenía Isma Piñera, compatibilizará en principio su responsabilidad al frente del filial rojiblanco con su responsabilidad como director de fútbol base de Mareo.

Desde el club se valora tanto su trayectoria como entrenador en el filial (cargo que ya desempeñó hace ocho temporadas) como el conocimiento que tiene de una plantilla, en cuya confección participó de forma activa.

El objetivo que asume Sánchez Murias es alcanzar la permanencia después de una mala racha de resultados que le ha llevado a situarse a solo un punto de la promoción de descenso que ocupa el Real Unión al término de la última jornada.

Ayer, el técnico tuvo un primer contacto con la plantilla en las que esbozó sus planteamientos para esta nueva etapa que arranca este domingo en Baracaldo (17 horas). Uno de los aspectos que más preocupa a Sánchez Murias es la recuperación anímica de un grupo, responsabilizado por la destitución de Isma Piñera que, por otra parte, continuará en Mareo como integrante de la secretaria técnica.

Manolo Sánchez Murias ya sabe lo que es sentarse en el banquillo del filial, una responsabilidad en la temporada 2011-2012, dejando al Sporting B en mitad de la tabla en una Segunda B donde había ilustres equipos como el Lugo, Tenerife, Castilla o Real Oviedo. Su buen trabajo con el filial le abrió las puertas del primer equipo, siendo destituido después de nueve jornadas. En los últimos años se ha encargado de coordinar el fútbol base en Mareo, incluyendo al propio filial cuyo rumbo intentará reconducir después de una mala dinámica de resultados. En este periodo de tiempo no ha perdido el 'gusanillo' por entrenar, aunque prefirió aparcarlo para centrar sus esfuerzos en dirigir el proyecto de cantera del club gijonés.

El Sporting B acumula solo nueve puntos de los últimos 48 disputados. La derrota en la última jugada del partido ante la Cultural de Durango, colista del grupo, fue la gota que colmó el vaso y precipitó el relevo en el banquillo. Después de la cita de Lasesarre, este domingo, el cuadro rojiblanco afrontará dos partidos seguidos como local ante el Langreo y el Vitoria, que pueden ser claves en sus opciones de permanencia.