SUB 21

Mareo irrumpe en un amistoso con aroma a revancha

El sportinguista Manu García, durante el último entrenamiento en el Nuevo Arcángel. /  ÁLVARO CARMONA
El sportinguista Manu García, durante el último entrenamiento en el Nuevo Arcángel. / ÁLVARO CARMONA

En Córdoba, donde Manu García espera debutar en la categoría, España y Alemania reeditan la final del último europeo con Dani Martín bajo palos

IVÁN ÁLVAREZGIJÓN.

En los primeros pasos de la defensa de una corona continental que todavía reluce, Manu García y Dani Martín han vuelto a unir sus caminos a las órdenes de Luis de la Fuente. Más de dos años y medio después de su último partido juntos, los dos asturianos enarbolan la bandera de Mareo en Córdoba, que alberga la reedición de las dos últimas finales del europeo Sub 21 con un amistoso de enjundia entre España y Alemania esta tarde (19.45 horas).

Regreso al punto de partida para el seleccionador nacional, que dirigió en el Nuevo Arcángel su primer encuentro al frente de un conjunto que reconquistó el cetro de la categoría el pasado 30 de junio en Italia ante el cuadro germano. De ese duelo por el título en Udine, además de sus estrategas en el banquillo, apenas se mantiene cuatro futbolistas. Dos por bando, después de que el exdelantero Stefan Kuntz reclutase a Johannes Eggestein y el meta Schubert y el técnico riojano haya dado continuidad a Dani Martín y Olmo.

El atacante catalán, pesadilla alemana en una final en la que fue distinguido por la UEFA como mejor jugador, afronta el reencuentro con el brazalete de capitán de una renovada Selección en la que el cancerbero gijonés ha adquirido galones de líder bajo palos. Tapiada su portería en los triunfos sobre Kazajistán y Montenegro el mes pasado, el exsportinguista afronta una prueba de mayor calibre ante la artillería alemana, que acumula siete muescas en su culata en el par de duelos librados por el nuevo ciclo.

Con los dos últimos campeones frente a frente en una suerte de desempate después de que España se vengase en Italia de la derrota en el duelo por el título dos años antes en Polonia, el sportinguista Manu García se prepara esperanzado para su bautismo con la Selección Sub 21. De la Fuente, que ya le había alistado para la ronda clasificatoria del europeo sub 19 en Inglaterra, ha premiado su buen inicio de temporada en el regreso a Mareo seis años después de enrolarse en la academia del Manchester City. Allí comenzó la escalada internacional del imaginativo mediapunta ovetense, que se estrenó con España en un choque ante Suiza, junto a compañeros con los que ha vuelto a compartir vestuario esta semana como Cucurella y Carles Pérez. La primera piedra en una generación del 98 con cuentas por ajustas con su homóloga alemana, que le cerró el paso hacia las semifinales del europeo de 2015 en Bulgaria. Aroma a 'vendetta' para afinar el proceso de ensamblaje de cara a la cita del martes frente a Montenegro en Podgorica, el otro escaparate para que Mareo pueda demostrar que su método traspasa fronteras.