Meré persigue la doble corona

Dani Martín y Jorge Meré, los dos asturianos de la Selección Española sub 21 en el europeo. / NEWSPHOTOPRESS
Dani Martín y Jorge Meré, los dos asturianos de la Selección Española sub 21 en el europeo. / NEWSPHOTOPRESS

Junto al sportinguista Dani Martín, el central desea repetir lo logrado en 2015 y proclamarse rey de Europa tras su ascenso a la Bundesliga

IVÁN ÁLVAREZGIJÓN.

«Sabemos la dificultad que tiene este tipo de campeonato, pero estamos preparados para conseguirlo y muy motivados para llevarnos el día 30 el trofeo», proclama sin titubeos Jorge Meré, con la jerarquía que le otorga su presencia en el cuarteto de capitanes de la Selección Española Sub 21. Ambicioso, el central asturiano, compañero del portero sportinguista Dani Martín en el equipo nacional desde el pasado octubre, asume la exigencia. Fija la mirada en ese duelo por el título en Udine, fin de trayecto en un camino trazado a través de numerosos triunfos y algunas derrotas dolorosas para muchos de los jóvenes que conviven este mes a las órdenes de Luis de la Fuente, que pretenden prolongar el recorrido el próximo año en Tokio con uno de los cuatro billetes que otorga el torneo continental.

«Intentaremos que este ciclo con la selección no se acabe en este campeonato, sino que podamos tener esa oportunidad de jugar las Olimpiadas también», señala el exzaguero sportinguista en conversación con EL COMERCIO desde Bolonia, donde esta noche (21 horas) iniciará el europeo Sub 21 en el Renato Dall'Ara, con todas las entradas vendidas para un duelo de colosos contra Italia. Los dos países que reinan en el palmarés de la competición frente a frente en el pulso por el primer puesto de un grupo que también integran Bélgica y Polonia.

«Todos los jugadores siempre quieren disputar este tipo de partidos, contra las mejores selecciones. Es prácticamente imposible empezar un campeonato de una forma más difícil, pero nos va a ayudar para ver cómo llegamos y cómo se va a desencadenar el resto del torneo», expone sobre la trascendencia del choque con los anfitriones, que han confeccionado un conjunto liderado por jóvenes que ya desempeñan un papel protagonista en el anhelo de renacimiento de la 'azzurra' a las órdenes de Roberto Mancini, después de la traumática eliminatoria perdida ante Suecia que les privó de disputar el Mundial de Rusia. Meré es consciente de la dificultad que entraña el primer obstáculo del conjunto dirigido por Luis de la Fuente, «una selección buenísima con grandísimos futbolistas jugando a nivel top mundial, en grandes equipos y en la absoluta».

Al central del Colonia le tocará bregar con el instinto de Cutrone cerca de la portería rival sin descuidar las coberturas para maniatar al vertiginoso Federico Chiesa y las incursiones de Barella en el balcón del área. Ya lo hizo dejando además su impronta goleadora en el amistoso en Toledo que desprecintó el actual ciclo de la Selección Española Sub 21, todavía a las órdenes de Albert Celades. Con la firme convicción de que el duelo de esta noche «no va a parecerse en absoluto» a aquel compromiso frente a la selección dirigida por Luigi di Biagio, que ha agregado nuevas amenazas en su parcela ofensiva como la fortaleza física del ariete Moise Kean y las llegadas desde segunda línea de los 'romanistas' Zaniolo y Pellegrini, Meré señala que les puede servir «para saber el estilo de juego y por dónde nos puede salir» algún futbolista en el primer envite de un torneo que devora el margen de error y condena cada paso en falso.

Lo sufrió en la edición de 2017 en Polonia el joven ovetense, acostumbrado a desafiar los plazos con una madurez sobre el terreno de juego que siempre ha ido por delante de lo que refleja su fecha de nacimiento. «Después de un campeonato casi perfecto, te queda esa espinita porque lo tuvimos al alcance de nuestras manos y por un día que no ofrecimos nuestra mejor versión se fue todo al traste», rememora sobre la inmaculada hoja de resultados presentada por la Selección Española hasta su derrota en la final ante Alemania, que semanas después pasó a ser su hogar deportivo tras convertirse con su fichaje por el Colonia en el protagonista del traspaso más cuantioso en la historia del Sporting.

En una temporada de bautismo en la Bundesliga muy complicada a nivel de resultados, la Selección Española fue su válvula de escape. Con cada reencuentro «con compañeros que ya consideras amigos», como expresa el joven central, mantuvo una mentalidad positiva similar a la que le ha permitido convertir el varapalo continental de 2017 en aprendizaje y acicate para los cinco duelos que tendrá que disputar en territorio tranaslpino ahora.

«Los que estuvimos en el anterior tenemos esas ganas y esa ambición para conseguir ese campeonato que se nos escapó», señala con un ánimo de resarcirse que comparte con Vallejo, Merino, Ceballos, Carlos Soler, Oyarzabal y Mayoral. Sin el centrocampista valencianista, pero junto a los porteros Sivera y Unai Simón, ese grupo de jugadores conquistó el cetro continental sub 19 en Grecia a las órdenes de Luis de la Fuente, un mes después de que Meré celebrase el salto a la máxima categoría como ha hecho este curso en territorio germano. «Cuando ascendimos con el Sporting ganamos ese Campeonato de Europa Sub 19. Este año subí con el Colonia y toca repetir esa hazaña, pero con la Sub 21», indica sobre una ruta al trono que anhela emular en las próximas dos semanas.

Más información