Meré traspasa su primera meta

El gijonés Dani Martín, primero por la izquierda, junto a Jorge Meré, celebran en el vestuario la victoria sobre Polonia. / TWITTER JORGE MERÉ
El gijonés Dani Martín, primero por la izquierda, junto a Jorge Meré, celebran en el vestuario la victoria sobre Polonia. / TWITTER JORGE MERÉ

El zaguero, que comparte vestuario con el portero gijonés Dani Martín y ha disputado todos los minutos, buscará el jueves el pase a la final

I. ÁLVAREZGIJÓN.

Antes de que se desatase en todo su esplendor el vendaval, la tormenta perfecta de la Selección Española sub 21 en Bolonia, Jorge Meré ejerció de cortafuegos para frustrar dos intentos de contraataque de Polonia, que entonces lideraba el Grupo A del europeo de la categoría. Dos intervenciones de jerarca de la zaga para mantener la estratagema, obtener un triunfo con un margen de tres goles para que nadie pudiese interferir en su camino hacia las semifinales del europeo de la categoría.

El central asturiano alcanzó junto a su paisano Dani Martín la primera de las metas marcadas antes de su aterrizaje en Italia, el pasaporte para los Juegos Olímpicos del próximo año en Tokio. Lo selló ejerciendo su papel dentro de una actuación coral sobresaliente en una pugna a cara o cruz, encarrilada ya en el descanso. «Les dije que siguieran así, que mejor no se podía jugar», confesó sobre el contenido de su charla durante la tregua e seleccionador Luis de la Fuente en la sala de prensa del Renato Dall'Ara, el mismo estadio en el que a España se le había torcido apenas seis días antes su camino hacia el trono continental con una derrota ante la anfitriona.

Tras claudicar ante la vehemencia 'azzurra', el central del Colonia, con la marca todavía en su ceja de ese duro primer choque ante los transalpinos, encabezó la arenga para subsanar el tropiezo sin obviar que habían agotado su margen de error. «Todavía quedan opciones», recordó el exsportinguista, que antes de la segunda jornada prometió luchar hasta «el último aliento». Un gol de Fornals en la recta final de ese duelo contra Bélgica refrendó su proclama con un triunfo apuntalado con la goleada sobre Polonia, la vigesimotercera victoria del ovetense con el combinado nacional sub 21 en 31 encuentros. Completan su bagaje competitivo cinco empates y tres derrotas. La primera de ellas con cicatriz, al llegar en el peor momento posible, la final del europeo de 2015.

Con esa experiencia previa afronta la presente edición, en la que Luis de la Fuente ha cambiado a su lugarteniente y a su compañero en el flanco zurdo de la retaguardia, pero no a él, que ha disputado todos los minutos de lo que va de competición. De carácter aguerrido, pegajoso en la marca, el central del Colonia encarna el gen batallador en un equipo repleto de recursos efectistas y efectivos en el puente de mando. Lidera el blindaje tras el cañón que esconde en su zurda Fabián y la visión periscópica de Dani Ceballos en campo contrario.

«Estos futbolistas están llamados a ser una generación de referencia a nivel mundial en los próximos años», proclamó orgulloso tras derrotar a Polonia Luis de la Fuente, encargado de tutelar el crecimiento futbolístico de una generación que ya reinó a nivel europeo. Con nueve integrantes de la actual Selección Española Sub 21, a las órdenes del técnico riojano ya superaron una situación complicada tras una derrota ante Rusia durante la segunda jornada de la fase de grupos para terminar accediendo al trono continental de categoría sub 19 durante el verano de 2015 en Grecia.

En el sendero de su 'maestro'

Frente a Vallejo, socio en el eje de la zaga en las categorías inferiores españolas, el estreno en Segunda División de Meré había llegado tres meses antes, en los días previos a cumplir la mayoría de edad. Lo apadrinó, como su bautismo en el filial sportinguista, Abelardo, presente en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. En aquella Olimpiada, que vivió junto a su amigo y compañero Luis Enrique, el central formado en Mareo dejó su impronta goleadora en la semifinal ante Ghana y el duelo definitivo frente a Polonia para subirse a lo más alto del podio y colgarse la medalla de oro en el Camp Nou.

Una hazaña que Meré, al igual que el guardameta del Sporting Dani Martín, tratarán de emular a partir del 23 de julio del próximo año en Tokio. Antes, a la espera de conocer esta noche contra quien, lucharán el jueves por conseguir una plaza en la final del domingo en Udine y conquistar el título de campeones de Europa Sub 21.

Más información