Sporting

«Los cuatro goles al Real Oviedo quedarán en la historia de los derbis y en la mía»

«Los cuatro goles al Real Oviedo quedarán en la historia de los derbis y en la mía»
Miguel Ángel Guerrero celebra uno de sus goles este año con la camiseta del Olympiacos. / E. C.

«Me habría gustado jugar este partido en Primera o en Segunda. Un poco de envidia sana sí que me da»

JAVIER BARRIOGIJÓN.

A Miguel Ángel Guerrero (Toledo, 1990), que rompe su silencio con EL COMERCIO casi tres años después de su salida de Gijón, nunca le olvidará el sportinguismo. No puede. Siempre será un argumento socorrido para chinchar al oviedismo. Corría el 6 de enero de 2013, tarde de Reyes, cuando el ahora delantero del Olympiacos griego, con el que hace poco anotó en San Siro, se metió de lleno en los libros de historia con una atinadísima actuación con el filial rojiblanco ante el primer equipo del Oviedo, en Segunda B. En aquel momento, autor de cuatro goles en El Molinón, todos de diferente trazo (un uno contra uno, un remate de cabeza, un penalti y una falta directa), muy posiblemente no fuera consciente de lo que había hecho. Será difícil que alguien consiga replicarlo.

-¿Cómo le va en el Olympiacos?

-Muy bien. Buscaba un cambio en mi carrera. Me siento parte importante del club y estoy disfrutando del fútbol, viviendo experiencias que no había vivido antes. Me encontré con un equipo de grandes dimensiones en todos los aspectos y me alegro mucho de haber tomado esta decisión el pasado verano. Estoy muy feliz en el Olympiacos y en Grecia.

-¿Llegó a coincidir con Djurdjevic?

-Conozco a Uros (Djurdjevic). Hizo la pretemporada en el Olympiacos. Es un gran delantero y además veo que se ha sumado bien a la causa. Está poniendo todo de su parte para ayudar al Sporting esta temporada. Le deseo lo mejor y espero que pueda disfrutar al máximo del Sporting y de Gijón.

-¿Va a poder ver el derbi de este domingo?

-Lo intentaré, por supuesto.

-¿Qué recuerdo le trae el Oviedo?

-Una gran victoria del filial. Un bonito recuerdo. Aquel partido siempre será especial. También tengo la espina de no poder disfrutar de un derbi en alguna de las máximas categorías...

-¿Y qué recuerdo le queda del Sporting?

-Aún me siento sportinguista y creo que eso no va a cambiar por muchos años que pasen. Viví en Gijón cinco años con momentos increíbles. Fui muy feliz allí. Siempre estaré agradecido al Sporting y a la gente de Gijón.

-¿Qué lugar ocupan en su recuerdo esos cuatro goles?

-Durante la carrera de un futbolista uno pasa momentos diferentes. Ahora estoy viviendo momentos increíbles, como marcar en Liga Europa al Milan, en San Siro. O, sin ir más lejos, hacer el otro día el 0-1 que nos dio la victoria en uno de los grandes derbis europeos: Panathinaikos-Olympiacos. Los cuatro goles al Oviedo serán siempre un momento especial. Quizá para algunos fueron un antes y un después en mi carrera en el Sporting. Ese día quedará en la historia de los derbis y en la mía personal.

-¿Qué recuerda de aquel partido?

-Recuerdo que en el inicio de la segunda parte íbamos perdiendo 0-1 (marcó Cervero). Miré las caras de mis compañeros y sentí que íbamos ganar. Vi ganas y hambre de ganar ese partido, de ganar al Oviedo en el Molinón con el filial.

-¿Se quedó algún 'souvenir'?

-Guardo dos cosas: el balón firmado por la plantilla y la camiseta. Siempre será un momento especial.

-¿Alguna anécdota confesable en la calle de los días posteriores a aquel partido?

-En ese momento yo estaba feliz porque el equipo había ganado el partido. Y con esa superioridad... Fue muy importante para nosotros. Me caracterizo por ser un jugador colectivo, pero sí que todo a mi alrededor cambió con el paso de los días. Empecé a ser consciente de lo que era marcarle cuatro goles al eterno rival. Me siento muy orgulloso de que la gente fuera feliz ese día en Gijón y de que sigan recordándolo.

-¿Le dijeron algo desde el Oviedo?

-Nada importante que recuerde. Sí que después, en Leganés, compartí vestuario dos años con Mantovani, que era el defensa central del Oviedo en aquel partido. Alguna vez bromeábamos sobre aquello, pero quedaba en eso. Somos buenos amigos.

-¿Qué le dice el olfato sobre el partido del domingo?

-Tengo amigos ahí y creo que tienen muchas ganas de dar esta alegría a la ciudad ganando este derbi. Se dejarán todo en el campo para conseguir los tres puntos. Estoy seguro. Confío plenamente en la victoria del Sporting esta jornada.

-¿Ha hablado con alguien de la plantilla esta semana?

-Sí. Mantengo el contacto con todos mis excompañeros del Sporting. Aquellos años, además de compañeros éramos una piña. La gran mayoría de ellos son amigos, como por ejemplo 'Carmo' (Carlos Carmona), con el que hablo bastante.

-¿Le gustaría estar el domingo sobre el césped de El Molinón?

-Como dije antes, me hubiera gustado jugar ese derbi en Primera o en Segunda, así que... un poco de envidia sí que me da.

-¿Regresará algún día al Sporting?

-La experiencia me dice que en el fútbol todo es posible.

-¿Salió de Gijón con el resquemor de que no le ofrecieran renovar?

-Me marché de Gijón con el orgullo y la satisfacción de dar todo por el Sporting cada vez que vestía la camiseta.

Síguenos en: