La ilusión de Arabia contra la tremenda responsabilidad de Rusia

El estadio Luzhniki acoge la apertura del Mundial./Afp
El estadio Luzhniki acoge la apertura del Mundial. / Afp

El partido inaugural enfrenta a una anfitriona en horas bajas contra el cuadro de Pizzi, que no se pone metas

JUANMA MALLO

Una descomunal responsabilidad contra una enorme ilusión. El partido inaugural del Mundial de 2018 enfrenta a una Rusia que no pasa por su mejor momento, contra una Arabia Saudí, entrenada por Juan Antonio Pizzi, que llega a esta cita planetaria con unas sensaciones excelentes y con el pensamiento de que puede convertirse en esa sorpresa que siempre aparece en este tipo de torneos. Los anfitriones, en cambio, acumulan varias decepciones consecutivas, no ganan un encuentro desde el 7 de octubre -son siete duelos sin celebrar la victoria-, y saben que todas las miradas están puestas en ellos. Sería un mazazo tremendo, un bofetón, para el equipo de Stalisnav Cherchesov arrancar 'su' Copa del Mundo con una derrota.

El estadio Luzhniki, mítico, histórico, con capacidad para 81.500 espectadores, será la alfombra que presencie este enfrentamiento. Sufre en una tormenta de dudas, de incógnitas, el conjunto de Cherchesov. Los malos resultados han hecho mella en su moral. Eso reflejan los medios rusos, pero el míster pide calma. «Comprendo vuestra preocupación, pero nadie debería estar preocupado«, ha expuesto en la rueda de prensa previa al duelo contra Arabia. Encomendado a la veteranía del portero Akinfeev (32 años), cuenta con el olfato en la delantera de Smolov.

En el lado contrario, aparece Arabia Saudí, entrenada por Pizzi después de la salida de Edgardo Bauza. No logró el exjugador del Barcelona y exentrenador del Valencia clasificar a Chile para el Mundial, pero encontró acomodo en este combinado asiático que ha sumado varios triunfos en su camino hacia Rusia, y que ha perdido contra Alemania e Italia, pero con una buena imagen. En sus filas aparecen varios de esos futbolistas que pisaron la Liga, como Yahya Al-Shehri, Salem Al-Dawsari y Fahad Al-Muwallad, pero carecieron de protagonismo. Tratará de presionar la salida de Rusia, evitar que disfrute de la pelota y, si puede, ofrecer la primera sorpresa del Mundial de 32 selecciones. Se abre el telón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos