Nacho Calvillo da vida al Langreo

El langreano Omar trata de golpear ante un rival del Orihuela./Félix Mangas
El langreano Omar trata de golpear ante un rival del Orihuela. / Félix Mangas

El gol en la prolongación del capitán permite a los de Hernán Pérez afrontar el partido de vuelta con opciones

ANDRÉS CREMADES

El Langreo perdió la primera parte de la final, pero, gracias a un gol de su capitán Nacho Calvillo sobre la bocina, salió vivo de Los Arcos. Tras una media hora en la que los langreanos salieron a verlas venir y se encontraron con dos goles en contra, el equipo reaccionó, incluso dominó, llegó, tiró a puerta y se mereció algo más positivo, pero faltó puntería.

2 Orihuela

Emilio, Rafita, Salvi, Marc Sirera, Nacho Porcar, José Carlos (Sebas, min. 84), Nico (Iván, min. 87), Rodri, Antonio, Ayo y Brian (Benja, min. 75).

1 Langreo

Adrián Torres, Pablo Acebal, Dani López, Cristian, Pelayo Pedrayes, Héctor Fernández, Nacho Calvillo, Urtzi (César, min. 85), Aimar (Cris Montes, min. 68), Javi Sánchez y Omar (Damián, min. 77).

Goles:
1-0: min. 13, Ayo. 2-0: min. 28, Antonio. 2-1: min. 90+4, Nacho Calvillo.
Áribtro:
Tercero Campos (Comité Castellano-Manchego). Sin tarjetas.
Incidencias:
partido disputado en el Estadio de Los Arcos, terreno de juego en buenas condiciones, temperatura muy alta y lleno en las gradas, con unos ochenta aficionados llegados desde Langreo.

El 1-0 llegó en el minuto trece. José Carlos vio la subida de Rafita, este centró y, tras dar en un defensor, el cuero se elevó. En el centro del área, Ayo, completamente solo, remató batiendo a un indefenso Adrián Torres. El equipo de Hernán Pérez no se descompuso. Siguió tocando y buscando a Omar y Aimar, pero el que tenía más llegada era Javi Sánchez. El mediapunta, en el minuto 23, se quedó solo dentro del área con el cuero, pero su disparo con todo favor se va alto. Fue la ocasión más clara del equipo de Langreo, que ayer vistió de negro y rojo.

Pero lo que se veía llegar de un momento a otro ocurrió cinco minutos después. Nacho Porcar tocó para Salvi por banda izquierda, el lateral centró al área y Antonio cabeceó al fondo de las mallas, rebasando en parábola su cabezazo a Adrián Torres. El Langreo reaccionó con más corazón que cabeza, se fue arriba y arriesgó en demasía.

Diferente, con más mordiente, intensidad y sobre todo tensión, el Langreo cambió como de la noche al día.Metió de salida al Orihuela en su campo y puso por momentos nervioso a un graderío que se quedaba mudo ante las ocasiones sucesivas de Aimar, primero, y Omar, después. Pero el conjunto langreano dominaba, tenía el cuero y Urtzi y sobre todo Nacho Calvillo comenzaban a tener más llegadas desde segunda línea.

Desgaste

La fuerza de los visitantes se fue gastando, sobre todo porque el esfuerzo que habían hecho no se había recompensado con goles. Su dominio por momentos aplastante no les había dado nada y el Orihuela con cambios, pausando el partido y comenzando a jugar en largo, conseguía dejar sin aire al equipo de Hernán Pérez, que metió para impulsar de nuevo a su plantel a Cris Montes y Damián.

Nacho Calvillo volvía a tenerla en el minuto 86 con un centro al segundo palo. El capitán del Langreo, con todo a favor, cabeceó abajo, ajustado al palo, pero por fuera. Damián la tuvo en el minuto 90 pero su remate de cabeza se fue desviado. Pero el premio a su mejor juego en el segundo tiempo tuvo la recompensa en el minuto cuatro de la prolongación. En una falta en la línea de tres cuartos escorada a la derecha, Damián la botó y Nacho Calvillo entró con todo para de cabeza poner el esférico en el fondo de las mallas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos