Sporting-Real Oviedo | Un partido que derriba fronteras

Emilio José García y Víctor Menéndez, seguirán el derbi desde Indonesia. / FIRMA
Emilio José García y Víctor Menéndez, seguirán el derbi desde Indonesia. / FIRMA

Los aficionados de ambos equipos en el extranjero esperan ansiosos la cita

J. BARRIO / M. SUÁREZ GIJÓN/OVIEDO.

El derbi no solo encenderá El Molinón y la orilla de El Piles. Pondrá frenéticos a muchos corazones sportinguistas y oviedistas repartidos por el país y también por el mundo. Cada uno con su historia, en algún caso sorprendente y emocionante. A 3.680 kilómetros de Gijón, por ejemplo, en la ciudad turca de Bursa, Oguz Uzmen apretará los dientes cuando el balón empiece a correr a toda pastilla este domingo. En su casa serán las 22.45 horas. Lo suyo con el Sporting fue amor a primera vista, casi inexplicable. Tiene 30 años, ningún nexo de unión con España y es profesor. «Cuando era niño estaba viendo los mejores momentos de la jornada en Primera». Recuerdo que el Sporting jugaba contra el Espanyol y ganó por 4-3. No sé por qué, pero me sentí muy cerca del Sporting. Por supuesto no había internet en esos años y hasta me llevó un tiempo aprender el nombre del club. Ahora, cuando escucho 'Real Sporting' siempre siento grandes emociones, como con el Besiktas», apunta sobre el otro club de su vida.

Al otro lado del mundo, en la ciudad de Lanús, Argentina, reside Matías Espósito. También profesor, aunque de matemáticas, de 27 años. «Sin ninguna conexión con Gijon», remacha. El enganche le llegó en un momento épico de la etapa preciadista: Madrid-Sporting, reventado por el gol de Miguel de las Cuevas. «Un equipo 'chico' ganando a un poderoso», enfatiza. Agua pasada en estos tiempos, centrados en el derbi. Igual que Oguz, muy activos por redes sociales los dos, han formado parte del calentamiento ambiental prepartido. «Este encuentro no tiene nada que envidiar a cualquier clásico del mundo, aunque es una lástima que sea en Segunda», subraya.

Daría un mundo por reducir los 10.200 kilómetros que separan su ciudad de Gijón, con la inmensidad azul del Atlántico por medio, y estar hoy en la grada de El Molinón: «Sería un sueño, pero en algún momento sé que lo voy a hacer».

La tercera historia está empadronada en Londres, a las puertas del mítico y renovado estadio de Wembley, donde reside Guillaume Juin Riera. Tiene 22 años, es originario de la 'región parisina' y trabajador de Air France. Para rematar el combinado, su madre es asturiana y su padre francés. Él sí ha crecido, a raíz de sus veranos en Gijón, con el Sporting más familiar y cercano. «En Francia no hay una afición así por un equipo y desde pequeño soy del Sporting. Siempre veraneaba en Gijón y tengo muchos amigos ahí», enfatiza desde la 'city', antes de asegurar que «vamos a muerte con el equipo. No me esperaba que lograra tres victorias seguidas y ahora estoy muy ilusionado porque hace tiempo que no ganamos al Oviedo».

El oviedismo puso en órbita la historia de su club tras el #SOS de 2012. Eso hace que el derbi de este domingo sea seguido tanto por accionistas extranjeros como por carbayones cuyo trabajo o estudios les llevan a estar lejos de la tierrina.

Es el caso de Ángel Vázquez, que sigue a su equipo desde América Latina desde hace casi seis años. El sector de la construcción llevó a este oviedista natural de Cangas de Narcea a Panamá, donde ahora la figura de Yoel Bárcenas es todo un ejemplo. «Cada vez que vamos a casa, los miembros de la Peña Panamá traemos camisetas que nos encargan aquí de Yoel. Para ellos es un orgullo que juegue en Europa», comenta Vázquez, que bromea en el trabajo con ser 'socio' de Carlos Slim. Antes del derbi, Vázquez ya reta al sportinguismo a crear sus propias peñas por el mundo: «Los vemos muy desorganizados», bromea.

Malc Hopkins seguirá el choque desde Peterborough (Reino Unido) con su hermano, también accionista. Este carbayón descubrió el club azul tras el #SOS y desde entonces tiene como norma aterrizar en Asturias cada año. «Es difícil explicar por qué es tan adictivo ser oviedista: hay un sentimiento en ese lugar que te hace sentir pertenencia incluso cuando no estás allí», reconoce Malc. El británico defiende que el Oviedo es un club «como ningún otro» y destaca la figura de Anquela: «Es sólido y experimentado».

En Gales también hay escuela carbayona. En casa de Catrin Roberts el oviedismo es uno más en cada reunión, pero se vive de diferentes maneras. Catrin supo del Oviedo por su hermano Dan, que hizo las maletas y se fue a vivir a la capital del Principado tras empaparse del oviedismo. «Sé por él de toda la grandeza del club, y el Oviedo se ha convertido ya en parte de nuestras vidas. En casa siempre miramos los resultados y hacemos todo lo posible por ver los partidos importantes», comenta la joven, que confía en Berjón para el domingo.

El derbi tampoco se dejará de ver en el Sudeste Asiático. En Indonesia se reunirán Emilio Jose García Álvarez y Víctor Menendez Triver para seguirlo en directo. Ambos trabajan en una planta de generación de energía en la region de Aceh, Norte de Sumatra. «No perderemos detalles gracias a internet», afirman.

Más información