La pasión azul agota las entradas

La pasión azul agota las entradas
Iván Martínez y Gorka Allonca fueron los primeros en llegar. / PABLO LORENZANA

Los 1.200 seguidores oviedistas se desplazarán a El Molinón en 21 autocares, que saldrán del Carlos Tartiere a las seis de la tarde

R. J. GARCÍA OVIEDO.

Poco más de tres horas. Ese fue el tiempo que tardaron en agotarse las entradas que se pusieron ayer a la venta en Oviedo para los aficionados azules que no son peñistas para el derbi del próximo domingo. El conjunto azul estará, por tanto, acompañado en El Molinón por 1.200 oviedistas, que se ubicarán en la zona de la afición visitante, en la esquina entre el fondo norte y la grada este.

La Asociación de Peñas del Real Oviedo (Aparo) despachó el pasado martes las entradas reservadas para las peñas. El resto se pusieron ayer a la venta. La hora marcada para comenzar la entrega era a las cinco de la tarde, pero desde las nueve de la mañana ya había aficionados del Real Oviedo haciendo cola a las puertas del Pub El Desván, en la calle de El Rosal. A medida que se acercaba la hora, la fila ya giraba hacia la calle de Martínez Marina.

Iván Martínez y Gorka Allonca fueron los primeros en hacerse con las entradas. Habían llegado a primera hora de la mañana. Aunque, en realidad, no se entregaron las localidades, ya lo que se despachó fue un resguardo para la localidad y la reserva de la plaza en los autocares que desplazarán a la afición a Gijón. La entrada solo se podía adquirir junto al viaje, al precio conjunto de 31 euros (25 del asiento y seis del billete).

Los seguidores azules madrugaron para coger sitio y garantizarse una localidad para el derbi

La afición azul se trasladará a la ciudad vecina en 21 autocares, que ya han sido asignados para que el domingo, cuando a las 16.15 horas se presenten en el aparcamiento exterior del Carlos Tartiere, cada aficionado se dirija al que le corresponda. Antes, pasará un control de seguridad y recibirá su entrada nominativa para el partido.

La previsión de los cuerpos y fuerzas de seguridad es que el convoy de vehículos parta hacia El Molinón a las seis de la tarde. Los aficionados emplearán unas ocho horas entre el desplazamiento de ida y la espera tras el encuentro para evacuar el estadio en el que asistirán al derbi en el que el conjunto azul se juega seguir en la lucha por el 'play off'.

Lo que está asegurado es que la presencia de aficionados oviedistas en El Molinón será superior a la de sportinguistas en el Carlos Tartiere en la primera vuelta, ya que, para ese encuentro, el club gijonés devolvió unas 200 de las 1.200 localidades remitidas por el Real Oviedo para el partido.