Un penalti por mano de Trabanco condena a un Marino que sigue en depresión

Un penalti por mano de Trabanco condena a un Marino que sigue en depresión
ROBERTO PADILLA

El conjunto madrileño salió con más intensidad en el tramo inicial y encadenó tres llegadas de cierto peligro entre el minuto siete y el nueve

ANXO TÁBOAS (OPTA)

El conjunto dirigido por Oli se volvió de vacío de su visita al Internacional tras conceder un penalti por mano de Trabanco en el tramo inicial del segundo periodo. Rubén Ramos no perdonó desde los once metros y anotó el único tanto del encuentro, condenando al Marino a sufrir su segunda derrota consecutiva lejos de casa.

El conjunto madrileño salió con más intensidad en el tramo inicial y encadenó tres llegadas de cierto peligro entre el minuto siete y el nueve. La primera fue un disparo de Rubén Ramos que acabó en córner. A renglón seguido, el central Gonzalo lo intentó de chilena sin mucha precisión. También Aythami probó suerte con un golpeo forzado tras un rápido contragolpe, pero el balón se marchó fuera. Tras este arreón, el encuentro entró en una fase de escaso control del balón y todavía menos ocasiones.

1 Internacional

Felipe; Aitor Núñez (Joao, min. 85), Moyano, Gonzalo, Diego Simón; Mancebo (Júnior, min. 60), Chevi, Del Pozo, Noman (Gallardo, min. 81); Rubén Ramos y Aythami.

0 Marino

Javi Porrón; Borja (Iván Fernández, min. 80), Pablo Pérez, Trabanco, Guaya; Lora, Luis Morán, César Suárez (Abraham, min. 71), Boedo; Álex Arias y Mika (Matheus, min. 64).

Árbitro:
González Campo (Comité castellano-manchego). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Diego Simón y Aythami.
Goles:
1-0 Rubén Ramos, de penalti (min. 52).
Incidencias:
Ángel Nieto. 200 espectadores.

Reaccionó el bando luanquín, que metió el miedo en el cuerpo a la afición local con un envío a media altura de Luis Morán desde la derecha que no pudo despejar la zaga. Boedo, que no contaba con que le llegase el esférico, estuvo cerca de poder llegar a rematar en el segundo palo. Además de Morán, el más clarividente en ataque, otro de los argumentos ofensivos del Marino fueron los saques de banda de Guaya directamente al área. En uno de ellos, Álex Arias encontró posición de remate y la defensa acabó despejando con apuros (min. 29).

Cuando solo habían transcurrido seis minutos de la segunda mitad, llegó la acción que decantó el partido. Tras un saque de esquina, Trabanco tocó el balón con el brazo al intentar evitar un remate en el área y el colegiado no dudó en indicar penalti. Rubén Ramos fue el encargado de tranformarlo, engañando por completo a Javi Porrón (1-0, min. 52).

El tanto dejó tocados a los pupilos de Oli, que no conseguían reaccionar. Así, en el minuto 73, el Internacional pudo haber dejado el encuentro encarrilado con un remate al larguero de Chevi, que golpeó de primeras a pase del activo Noman, un peligro constante por el costado derecho.

En los últimos minutos, el Marino buscó con más energía el tanto del empate. En el 84, Álex Arias estrelló contra la barrera una falta botada desde una posición peligrosa. Poco después, Abraham acarició el tanto con un remate envenenado que terminó en córner. La ejecución desde la esquina izquierda la despejó de puños el guardameta, Felipe, que apenas tuvo trabajo en todo el encuentro.

En la próxima jornada, el Marino, que sigue en puesto de descenso y sin muestras de reacción, recibirá a la potente Peña Deportiva.